Recordó con orgullo Eugenio Barba a su maestro Jerzy Grotowsky. El director de teatro ítalo-danés presentó su libro “La tierra decenizas y diamantes. Mi aprendizaje en Polonia”.

México, 29 Sep (Notimex).- En la actualidad, quien desee hacer
teatro, debe pasar por una reinvención del mismo como lo hacía el
polaco Jerzy Grotowsky (1933-1999) hace un par de décadas, aseguró su
discípulo, el director ítalo-danés Eugenio Barba.

Tras la presentación de su libro “La tierra de cenizas y
diamantes. Mi aprendizaje en Polonia”, celebrado en el Foro Quinto
Piso, en el Centro Histórico, el autor recordó con cariño y orgullo a
Grotowski, de quien dijo fue uno de los grandes renovadores de la
escena mundial y un gran “exponente de la vanguardia escénica”.

Barba, quien es director, teórico y fundador del Odin Teatret y
de la International School of Theatre Anthropology (uno de los puntos
de referencia más importantes del teatro contemporáneo), señaló que
su maestro entendió esta rama del arte escénico como un espacio para
la comunicación espiritual, donde se celebra una ceremonia que lleva
a los espectadores a la catarsis.

“A pesar de haber sido un director desconocido, Jerzy significó
una reforma para el teatro europeo y mundial. Fue de los grandes
ejemplos de cómo el teatro podía adquirir toda una transcendencia,
fue un joven que deseó expresarse a través del teatro”, expresó.

“Con Grotowski se afirmó de nuevo que el teatro era una
posibilidad, un camino no sólo para realizarse a sí mismo, sino dejar
en el espectador un especie de virus, una chispa que continuaba
viviendo después del espectáculo”, añadió.

Barba, autor de publicaciones como “Más allá de las islas
flotantes”, “La canoa de papel. Tratado de antropología teatral” y
“Teatro”, sostuvo que a nueve años de la muerte del director polaco,
su legado y obra continúan vigentes.

Refirió que lo recuerda “como un grande, un hombre lleno de
conocimientos. Un continuador del método de Stanislavski, el maestro
que estudió como nadie el oficio del actor”.

Editado por Escenología, “La tierra de cenizas y diamantes. Mi
aprendizaje en Polonia” es un testimonial en donde el autor describe
sobre su relación con otro grande de la escena europea de mediados
del siglo anterior, Jerzy Grotowski, cuando iniciaba su meteórica
carrera en el teatro de Opole, en Polonia.

En este libro, Barba explica sobre la teoría “Hacia un teatro
pobre”, que diera fama universal al desaparecido teórico y director
polaco.

Sigue
Recordó con orgullo. dos. polaco.

De igual modo describe la manera como Grotowski construía cada
uno de sus espectáculos desde Akrópolis hasta llegar a “El príncipe
constante”, obra que los cubrió de fama, la cual se presentó en
México durante la Olimpiada Cultural de 1968.

El texto de 251 páginas contiene 26 cartas que dan cuenta de la
amistad que tuvo con su Grotowski durante varios años.

“El libro nació precisamente de una correspondencia que tuve con
Grotowski. Era un momento muy particular en su vida, ya que hay que
recodar que vivía en una región socialista y no podía salir del país,
así que por medio de estas cartas manteníamos comunicación y nuestra
amistad”, acotó.

De igual manera, en el texto, Barba dedica un espacio para
describir el “training” con el cual Grotowski preparaba a sus
lectores, con el fin de que las nuevas generaciones actorales
conozcan la estética teatral del director polaco.

Cabe resaltar que Eugenio Barba y su grupo Odin Teatret se
encuentran en México invitados por el Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (Conaculta), para impartir además, una serie de
talleres y presentar sus más recientes espectáculos.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login