Iniciará Sin Paredes segunda temporada con obra “Los emigrados”. Asegura David Psalmon que obligación del artista es mostrarle alpúblico la realidad mundial.

México, 30 Sep (Notimex).- El director escénico David Psalmon,
próximo a iniciar la segunda temporada de la compañía Sin Paredes,
con la obra “Los emigrados”, opinó que pese a la negativa del público
por acercarse a este arte, ante el desánimo que causa el difícil
camino por el que transita el mundo, su obligación, como artista, es
plasmarlo en escena.

“Pese a ser una obra de temática profunda y cercana a lo que se
está viviendo globalmente, es abordada con gran sentido del humor”,
expresó Psalmon respecto a “Los emigrados”, la cual se presentará en
el Centro Cultural Helénico, los sábados y domingos, del 6 de octubre
al 14 de diciembre.

Se refirió a la misma como una obra espléndida y de las más
bellas del siglo XX, escrita por el dramaturgo polaco Slawomir
Mrozek, cuyo texto recurre al humor de manera inteligente, pero
buscando la reflexión sobre un tema esencial como es la migración.

Pese a que la pieza teatral, traducida a 30 idiomas, fue escrita
en 1974 por el polaco cuando se encontraba en Francia en calidad de
migrante, la obra no hace alusión a ninguna parte del mundo,
únicamente trata de establecer el “prototipo” de los migrantes de
cualquier parte del planeta.

“La obra aborda la historia de dos hombres cuyos nombres no
conocemos, ni sabemos de dónde vienen”, explicó Psalmon, “sólo
sabemos que vienen de un país que no es el suyo y que aparentemente
están en uno llamado desarrollado””.

Señaló que son personajes que se oponen. Uno de ellos es un
obrero materialista que trabaja arduamente para poder ahorrar,
regresar a su país de origen y “apantallar” a todo cuanto lo vea.

“Eso nos puede recordar perfectamente a la conducta de
muchísimos migrantes mexicanos”, expuso Psalmon.

Añadió que obviamente la gente emigra para mejorar sus
condiciones económicas y demás, pero a la hora del regreso sucede un
choque brutal entre los que se fueron y los que se quedaron “y en ese
sentido es la conducta del personaje”.

El otro de ellos, continuó el director nacido en París y quien
ha montado un vasto número de obras con un amplio sentido crítico y
de reflexión, es un intelectual aferrado a los aspectos espirituales,
capaz de concretar cualquiera de sus proyectos en términos
materiales.

“Son dos personajes, dos cuerpos ajenos, dos microbios,
parásitos en un cuerpo que no es el suyo, sino el de la liberación,
tratando de sobrellevar sus tremendas diferencias, pero que en
realidad sus universos son tan opuestos que cualquier posibilidad de
reconciliación es desafortunadamente imposible como suele serlo en el
mundo en que vivimos”, finalizó.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login