Tropiezo

Después de un frenético fin de semana de intensas negociaciones, los líderes de la mayoría Demócrata y de la minoría Republicana, del Congreso de Estados Unidos, declararon su intención de apoyar el lunes siguiente el paquete de rescate presentado por el Secretario del Tesoro Henry Paulson.

Además de la autorización para gastar en tramos hasta 700 mil millones de dólares, el resultado incluyó elementos adicionales. Estas adiciones fueron negociadas durante la semana con sentido de urgencia, incluyendo límites a los salarios de los ejecutivos y reglas para obtener activos a cambio de apoyo, más vigilancia y transparencia, así como asistencia para quienes estén en riesgo de peder sus casas.

El sentido de urgencia se debe al congelamiento del crédito que está afectando a la economía y a la incesante transformación de los bancos, ilustrada por la compra del banco Wachovia, con apoyo del banco central, por el gigante Citigroup. Por eso, cuando el debate comenzó, había una cierta confianza de que estas poderosas circunstancias motivarían a ambos partidos políticos a superar sus diferencias, en medio de una reñida campaña electoral.

Se esperaba que el bipartidismo generaría entre 70 y 80 votos Republicanos y 120 Demócratas. La votación final rechazó el paquete 205 a favor, 228 en contra. Ambos partidos se dividieron, pero dos tercios de los Demócratas votaron a favor, mientras que dos tercios de los Republicanos lo hicieron en contra. Al final del día, el Promedio Industrial Dow Jones se hundió 777 puntos, la mayor caída de un día desde que comenzó hace 102 años, con las bolsas de valores del mundo hundiéndose también.

No obstante aún hay esperanza, porque el Congreso se reunirá de nuevo al finalizar la semana para hacer otro intento, esta vez quizás con mayor sabiduría después de estos asombrosos acontecimientos.

*Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de CNN en Español TV y radio.

You must be logged in to post a comment Login