Ansiedad sin control trastorna la vida

NUEVA YORK, NY. (ConCienciaNews) – Más de 40 millones de adultos en los Estados Unidos sufre de algún desorden de ansiedad, según la Anxiety Disorders Association of America, ADAA, convirtiéndose en la enfermedad mental más común.

De no ser tratada a tiempo, la ansiedad puede llegar a causar grandes estragos en la salud metal y física de cada persona. Se trata de una “señal de alarma” que avisa cuando se está en peligro y que se puede manifestar en situaciones específicas, como por ejemplo cuando al llegar a casa se encuentra con un ladrón o una escena de robo.

En este caso, el corazón experimenta un latido rápido, las palmas de las manos pueden comienzan a sudar y la mente anda a ‘mil por hora’.

Según el National Institute on Mental Health, NIMH, la ansiedad es una reacción normal al estrés que incluso ayuda a las personas a lidiar con situaciones difíciles como ésta. Pero si la ansiedad se convierte en un miedo excesivo e irracional ante situaciones del día a día, entonces se trata de un desorden de ansiedad.

Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia, la ansiedad puede tener varios tipos y manifestaciones, los cuales deben tenerse en cuenta a la hora de emitir algún diagnóstico.

Dentro de esta clasificación, se encuentra la ansiedad como una sensación general de preocupación; un ataque súbito de sentimientos de pánico; miedo de una situación específica o una respuesta a una experiencia traumática.

En el caso de una ansiedad generalizada, los expertos señalan que se manifiesta a través de una preocupación constante, miedo sin motivo aparente, o preocupación por algo que está fuera del alcance, como la angustia por la salud de un niño que está perfectamente saludable.

Los síntomas en este caso incluyen tensión muscular, temblor, sensación de “falta de aire”, latidos acelerados del corazón, resequedad en la boca, mareo, náusea, irritabilidad, disminución del sueño y falta de concentración.

En el caso de la neurosis de ansiedad, esta ocurre cuando una persona experimenta periodos repetitivos de pánico extremo conocidos como ataques de pánico.

Estos ataques son muy comunes para Cristian Carrasco, residente de Nueva York, quien explica que cuando se dirige a su trabajo siente una presión súbita en el pecho y su corazón se acelera. “No puedo respirar, siento mareo como si me fuera a desmayar”, dijo Carrasco.

Estos síntomas no son producto de su imaginación, sino que se presentan en un típico ataque de pánico, lo cuales duran entre cinco y 30 minutos y pueden incluir señales como pulso acelerado, sudor, tiritar o temblar, sentir hormigueo o adormecimiento en las manos y pies, calenturas y escalofríos, miedo a perder el control, de hacer algo vergonzoso, de estar volviéndose loco o de estar muriendo, según NIMH.

Los ataques de pánico que no se tratan pueden causar fobias, es decir un miedo extremo e irracional en respuesta a algo específico. Entre los ejemplos incluyen miedo a las multitudes, puentes, serpientes, arañas, alturas, a lugares abiertos o a hacer el ridículo en público.

Ante cualquier tipo de ansiedad, la Academia Estadounidense de Médicos sugiere ejercicios para controlar los síntomas y ataques de ansiedad, como por ejemplo acostarse sobre una superficie plana y colocar una mano por encima del ombligo y la otra sobre el pecho. Luego, llenar los pulmones de aire muy despacio y tratar de hacer que su estómago se levante un poco, manteniendo la respiración por unos segundos para luego exhalar lentamente y dejar que el estómago regrese a la posición inicial.

Otro ejercicio es iniciar un conteo regresivo de 100 hasta 1, los médicos afirman que, en la mayoría de los casos, resulta como una buena terapia. Además, señalan que el dormir bien, hacer ejercicio, no consumir productos con cafeína y asumir el ataque como tal ayuda al paciente a controlar su ansiedad.

You must be logged in to post a comment Login