Diabetes entre latinos: un problema de falta de información

DALLAS, TX. (ConCienciaNews) – Más de 20 millones de personas sufren de diabetes en el país y María Ledezma de 53 años es una de ellas. Sabe que de joven comió muchas harinas y se arrepiente.

“Hace 10 años que me la descubrieron y desde eso mi vida se ha complicado mucho”, dijo Ledesma quien no puede consumir ni pan ni azúcar. “Cada dos veces al día me tengo que hacer el examen para saber como está de alta, a veces ni como nada y aun esta alta”.

De acuerdo con cifras de la Asociación Americana de la Diabetes, uno de cada tres estadounidenses nacidos en el 2000 contraerá diabetes en algún momento de sus vidas.

En el 2005 se diagnosticaron 1.5 millones de casos nuevos de diabetes en personas mayores de 20 años. De los 30 millones de hispanos en Estados Unidos, 2.5 millones han sido diagnosticados con la enfermedad.

Roberto Collazo, médico nefrólogo y director médico de la unidad de diálisis del South Oak Cliff Dialysis Center, en Dallas, aseguró que cada vez son más pacientes hispanos que llegan a la clínica para ser tratados por problemas renales, con diálisis.

La diabetes es la causa principal de problemas en los riñones. Según Collazo, la genética, las condiciones ambientales y la dieta de los hispanos los hace propensos a sufrir de diabetes o presión alta.

A esto se le suma la falta de detección a tiempo de esta enfermedad entre los hispanos. “Encontramos a muchos pacientes que no se dan cuenta de la enfermedad que tenían hasta cuando los casos están muy avanzados”, dijo Collazo.

Muchos latinos van al médico para que les recete pastillas para la diabetes y cuando se sienten mejor las dejan de tomar.

“Me impresiona cómo están aumentando los casos de diabetes en la comunidad latina. Lo que falta es mayor educación y conciencia de la gente para que entienda que esta es una enfermedad para toda la vida y no es un virus o una infección”, dijo Collazo.

Una persona con diabetes debe hacer ejercicio, no comer dulces ni muchas harinas, tener una dieta rica en verduras, y revisarse continuamente los niveles de azúcar en la sangre.

“Para hacer todo esto se necesita disciplina y muchos de los latinos no son disciplinados”, dijo Collazo.

Pero no sólo la mala alimentación y la abundancia de azúcares pueden producir diabetes; también puede tener una influencia genética. Dos hermanos de Ledezma y dos sobrinas padecen la enfermedad, y aunque se hayan cuidado, son más propensos a contraerla.

“Si una persona sabe que en su familia hay diabéticos, debe entonces tomar medidas para prevenirla”, dijo Collazo.

Ledezma dijo que cuando sale de las charlas donde le explican qué debe comer, se pone triste. “Nos quieren es matar con esa comida sin sabor, pero con tal de uno no morirse tiene que seguir lo que le digan”, dijo.

Los médicos recomiendan que es importante visitar al médico por lo menos dos veces al año para una revisión general.

Para más información visite: www.diabetes.org

You must be logged in to post a comment Login