Editan folleto sobre los usos culinarios e industriales de la pitaya. El texto recoge conclusiones de un foro regional sobre la planta.

México, 1 Oct (Notimex).- Cactácea columnaria de enorme
resistencia a la sequía y gran arraigo a los suelos pobres, la pitaya
es una de las plantas más nobles de los desiertos mexicanos y una de
las menos conocidas en medios urbanos.

Lo mismo es fruta, flor y cerca o seto, que regenerador
eficiente de suelos y leña. Su pulpa es 40 por ciento mayor a la de
la tuna y sus semillas sirven de aderezo de tostadas y totopos en la
Mixtecapan.

“En algunos lugares se come su botón de flor, ya sea hervido o
encurtido”, dice uno de los textos de la relatoría Foro Regional
sobre la Situación Actual y perspectivas de la Pitaya Mixteca Ttnu
Dich, celebrado en 2007.

La reseña del foro -organizado por una decena de instituciones
de Estado, entre ellas la Dirección General de Culturas Populares
(DGCP), del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes
(Conaculta)-, acaba de ser editado en un folleto por la Unidad
Regional de Culturas Populares de Huajuapan de León, Oaxaca.

El impreso acoge el diagnóstico y las propuestas de diez
investigadores especializados en agronomía y química alimentaria
reunidos el 17 y 18 de mayo 2007 en Santo Domingo Tianguistengo,
Oaxaca.

Entre las principales conclusiones del foro resaltan el generar
un plan de acciones de corto, mediano y largo plazos para fortalecer
el cultivo de la pitaya y conformar un Sistema Producto Pitaya,
primero a nivel estatal y luego nacional.

Así como crear una red nacional de productores, que involucre a
todos los investigadores universitarios; inventariar la diversidad
genética de la pitaya e investigar sus posibles usos
agroindustriales.

Durante el foro se impartió un taller para la elaboración de
mermelada de pitaya, impartido por las químicas Griselda Bravo Villa
e Irma González Cruz, de la Universidad Tecnológica de la Mixteca.

La pitaya tiene numerosas variantes y se produce del extremo
norte al centro y sur de México, específicamente en 11 regiones y 18
estados de la República. Los principales productores son Jalisco,
Morelos, Oaxaca y Puebla.

Su nombre es de origen antillano (igual que el término maíz) y
fue aplicado a su fruto por los españoles. Su fructificación se da
entre abril y diciembre, según el área regional.

En otros tiempos “llegó a representar más del 90 por ciento de
la dieta vegetal de los seris de Sonora”, dice Diodoro Granados
Sánchez, profesor-investigador de la Universidad Autónoma de
Chapingo, uno de los participantes del foro.

Su mercado de consumo está actualmente delimitado a las áreas
rurales y pequeños municipios y poco se le conoce en grandes ciudades
o poblaciones medias de las entidades que lo producen.

Su cultivo es reciente en Oaxaca, Puebla (Tehuacán) y Jalisco,
pero su uso agro industrial puede ser muy agresivo, porque la fruta
puede ser utilizada para dulces, mermeladas, licores, aguas frescas,
etcétera.

Santo Domingo Tianguistengo organiza desde hace 33 años una
Feria de la Pitaya para promover su cultivo y comercialización. En
Jalisco y Morelos se realizan ferias similares en años recientes.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login