El ahorro es componente vital de las mejoras del hogar

(CL)—El otoño es la temporada perfecta para hacer arreglos en casa como anticipación del aumento de la cuenta de electricidad que se asocia con la llegada del invierno.

Si bien algunos proyectos dirigidos a la disminución del consumo energético pueden ser costosos, los consejos siguientes no le tomarán mucho tiempo y se materializarán en grandes ahorros.

• Eliminar la “carga fantasma”. Según la Comisión de Utilidades Públicas de Maine, el 75 por ciento de la electricidad utilizada para dar energía a los electrodomésticos se consume cuando éstos están apagados.

¿Cómo? Pues es el resultado de lo que se conoce como “carga fantasma”, que se produce cuando numerosos productos electrónicos, como televisores, computadoras, consolas de videojuegos, efectos eléctricos de cocina, etc., siguen consumiendo electricidad cuando están apagados.

A menos que se desconecten cuando no se usen, hay grandes posibilidades de que sigan consumiendo. Evite la carga fantasma desconectando los productos cuando no estén usándose, especialmente cuando salga para el trabajo o se vaya a dormir.

• Cambiar las bombillas. ¿Cuántas bombillas son necesarias para que una cuenta de electricidad se eleve a proporciones incalculables? Si son lámparas fluorescentes compactas (CFLs), harían falta tantas, que perderíamos la cuenta.

Las CFL usan la tercera parte de la cantidad de energía que utilizan sus contrapartes más anticuadas, las bombillas incandescentes.

En caso de proponerse un proyecto de mejoras del hogar concebido para sustituir lámparas, compre aquellas que llevan la etiqueta ENERGY STAR. Estos modelos no sólo son eficientes en consumo de energía, sino que también operan a menores temperaturas que benefician al medioambiente.

• Revisar los productos y prácticas de enfriamiento y calefacción. En muchos casos, los dueños de viviendas están pagando por calentar el exterior de la casa, porque los escapes de aire por puertas y ventanas, particularmente en las casas más antiguas, exigen que se suba el termostato para no congelarse.

Sellar todo escape en puertas y ventanas, y examine los conductos de calefacción y cierre cualquier escape o grieta.

Otro renglón en el cual los dueños de viviendas pierden dinero es la forma en que se ajustan los termostatos, especialmente durante el día, cuando la mayoría de las personas no están en casa. Cuando no hay nadie en la vivienda, ajuste el termostato entre los 50 y 60 grados.

En general, la casa de calentará en cuestión de 30 y 60 minutos cuando el termostato está ajustado a temperatura ambiente. No es una enormidad de tiempo, pero la temperatura moderada durante el día le ahorrará mucho dinero.

• Lavar y secar la ropa con más eficiencia. El lavado de un grupo grande de ropa necesitará menos energía que dos grupos a menor velocidad. Además, debe enjuagar la ropa con agua fría. Esto no afectará la limpieza de la misma, y ahorrará energía.

El secado es también una fuente común de energía perdida, y elevadas cuentas de consumo de electricidad. El secado excesivo puede aumentar el consumo de energía, y daña las ropas, perjudicando las telas, provocando arrugas y acortando la vida de los tejidos.

También es importante no llenar excesivamente la secadora, pues se necesita una buena circulación de aire alrededor de la ropa para que se seque debidamente. Una secadora replete demorará más tiempo para cumplir su propósito.

Por su parte, el filtro tupido atenta contra la eficiencia de la secadora, por lo que es preciso limpiarlo de fibras y polvo antes de cada carga de ropa, algo que sólo demora segundos.

You must be logged in to post a comment Login