Lagerfeld gráfico y Lacroix más arlesiano que nunca en desfiles parisienses

PARÍS (AFP) – Karl Lagerfeld, quien ya nos había familiarizado con la falda de patinadora, propuso el miércoles su versión pantalón, una vestimenta híbrida mitad legging, mitad falda, mientras que Christian Lacroix se mostró más fiel que nunca a sus raíces arlesianas, durante la presentación de sus colecciones de prèt-à-porter para el verano próximo en París.

“Se trata de una colección bastante arlesiana”, declaró Christian Lacroix a la prensa.

Toda la colección recuerda a su ciudad natal: el pantalón apretado bordado de oro, acompañado por un bolero-capa negro que recuerda el traje de torero, los vestidos cortos y livianos que mezclan lunares, rayas y flores, y las chaquetas entalladas bordadas de oro.

Esta exhibición destacó al clavel, la flor preferida del modisto. “Yo jamás había hecho estampados de claveles”, explicó. En esta ocasión utilizó estas flores multicolores en un vestido de muselina negra, con un clavel gigante pinchado sobre un bolero negro.

Karl Lagerfeld destacó la cintura “retorciendo” las siluetas, engalanadas sobre todo de negro y blanco, con grandes cinturones.

“Se trata de un juego gráfico con cinturones que giran como una escalera caracol”, explicó el diseñador a la prensa.

“Los vestidos drapeados también tienen ese movimiento que gira alrededor del cuerpo, son una especie de embudo asimétrico que da una cintura más fina, pero no estrangulada”, señaló.

El mismo movimiento se encuentra en los “tatuajes” en encaje de cuero barnizado blanco o negro que se enrollan en el brazo. Capas transparentes negras adornan a veces la silueta como una ligera sombra.

Por la noche, Riccardo Tisci para Givenchy presentó una colección austera y sofisticada, especialmente con capas con hombreras y vestidos de espalda y mangas resaltadas con cristales.

El desfile fue aplaudido por el público, entre éste la actriz Beatrice Dalle y por el icono de los años 70 Amanda Lear.

El joven creador Esteban Cortázar, de 24 años, originario de Bogotá, llevó a Ungaro recuerdos personales de la ciudad colombiana de Cartagena, y de su padre, Valentino Cortázar.

Las modelos, con un sombrero de Panamá, vestidos cortos y livianos, drapeados contra el cuerpo o amplios como blusas, caminaron sobre un suelo en el cual se habían reproducido extractos de los cuadernos de viaje del padre del modisto.

“Esta colección fue muy personal para mí. Yo siempre quise hacer una colección inspirada en un lugar mágico como Cartagena”, explicó el diseñador a la prensa.

Cartagena es “una ciudad que tiene tantos colores, tanta vida, tanta naturaleza. Esos elementos se combinan perfectamente con Ungaro”, permiten que “continúe evolucionando”, al tiempo que “mantienen el ADN de la casa”, dijo Esteban Cortázar, quien en noviembre de 2007 sucedió al estilista noruego Peter Dundas, despedido por resultados insuficientes.

Según el presidente de Emmanuel Ungaro, Mounir Moufarrige, a la marca le va mejor. “Estamos contentos de los resultados”, declaró a la AFP, aunque “podemos mejorarlos”.

You must be logged in to post a comment Login