Cumple 14 años Operación Guardián en frontera EU-México

San Diego.- La Operación Guardián, implementada hace 14 años para disminuir el flujo de indocumentados, es calificada como un éxito por las autoridades por la reducción de la violencia, aunque activistas la responsabilizan de 10 mil muertes.

“Antes de la operación cruzaban cientos de miles de migrantes por Imperial Beach (en California), había bandidos que robaban y violaban a migrantes; hoy la zona tiene el mayor centro comercial en la frontera, hay viviendas, se terminó la violencia”, señaló Julius Alatorre, un vocero de la Patrulla Fronteriza.

De acuerdo con cifras preliminares correspondientes al año fiscal federal que abarcó del 1 de octubre de 2007 al 30 de septiembre de 2008, en el sector San Diego, California, 149 mil 419 indocumentados fueron detenidos, mientras que 75 inmigrantes fueron rescatados.

Alatorre recordó que antes de que se implementará el operativo, la zona era una región altamente delictiva. “Había delincuencia organizada que sabía que los indocumentados traían dinero para pagar a los ‘coyotes’ (traficantes de personas) y los asaltaban”, dijo.

“Era común encontrar heridos, maridos que intentaban defender a sus esposas porque las violaban, indocumentados que trataban de huir de los asaltos, y por los menos dos veces al día se reunían hasta 600 personas que pasaban corriendo la frontera”, agregó el vocero.

La historia de la Operación Guardián se remonta incluso antes de su instrumentación. A finales de 1993, cuando la Guardia Nacional instaló en un tramo de 21 kilómetros de frontera una barda de metal de tres metros de alto con remates en greca para impedir que los indocumentados la saltaran.

La mañana del 1 de octubre de 1994, la frontera de San Diego, desde las playas en el Pacífico hasta San Ysidro, cientos de patrulleros fronterizos aparecieron desplegados en forma de punta de flecha doble, alejados unos 50 metros de la barda.

Se veían porque también sorpresivamente se encendió un sistema de alumbrado igual al que se utiliza para eventos deportivos nocturnos en los estadios.

Habían lanchas rápidas, decenas de vehículos nuevos, agentes montados, motocicletas tipo todo terreno, helicópteros y hasta perros entrenados para seguir rastros de indocumentados.

La operación entró en vigor el nuevo año fiscal en Estados Unidos y a 37 días de que se celebrarán las elecciones estatales en las que buscaba la reelección del entonces gobernador de California, Pete Wilson, quien manejó una campaña antiinmigrante.

De acuerdo con datos de esa época del Departamento de Justicia, el 95 por ciento de los indocumentados que cruzaban a Estados Unidos ingresaban por ese tramo de Imperial Beach.

El operativo se amplió en los meses siguientes a las montañas fronterizas en el condado de San Diego y un año más tarde llegaba a la zona desértica en el condado Imperial.

En 1995, el gobierno lanzaría una réplica de Guardián en Arizona con el nombre de Salvaguarda, y en años siguientes ampliaba a Texas con el operativo Río Grande.

Hace dos años, el debate por una reforma a las leyes de migración se redujo a una aprobación de leyes para reforzar la vigilancia fronteriza, especialmente una ampliación al muro limítrofe y contratación posible de hasta seis mil nuevos patrulleros fronterizos.

Alatorre explicó que las muertes se deben a los “coyotes” que sólo buscan hacer dinero sin ningún respeto por la vida de los inmigrantes.

Recordó que estos traficantes meten a personas en motores de autos, en botes sin saber nadar o luego los abandonan en el desierto.

Sin embargo, dirigentes de organizaciones humanitarias en la región mantienen opiniones que contrastan con las de la Patrulla Fronteriza.

El director del grupo samaritano Angeles de la Frontera, Enrique Morones, indicó que estos operativos en la frontera han causado hasta cinco mil muertes que se han podido confirmar, aunque existe un número similar de inmigrantes que se ha perdido al intentar cruzar.

A esa cifra habría que sumarle la de unos 16 mil indocumenta

You must be logged in to post a comment Login