Atentados en Irak causan 30 muertos durante fin del Ramadán

Madrid.- La celebración musulmana del Eid-al-Fitr, que marcan el fin del Ramadán, se vio ensombrecida el jueves en Irak por dos atentados explosivos contra dos mezquitas chiitas en Bagdad y otros actos de violencia que dejaron 30 muertos y unos 50 heridos.

En lo que debería ser un día de armonía y unión familiar para los musulmanes chiitas iraquíes, el llanto y la desesperación caracterizó las fiestas del Eid-al Firt, que pese a la violencia que prevalece en el país son consideradas un acto de paz y reconciliación.

En el más grave de los ataques, un hombre se inmoló esta mañana casi a la entrada de la mezquita Al-Rasoul del sureño barrio capitalino de Nuevo Bagdad, en momentos en que cientos de fieles participaban en una oración de agradecimiento a Alá por haber terminado el Ramadán.

El general Qassem Atta, portavoz de las fuerzas de seguridad iraquíes informó que el atacante hizo estallar el cinturón de explosivos que llevaba consigo a unos 80 metros de la entrada de mezquita, donde una multitud aguardaba para la oración.

En declaraciones a la prensa, Atta confirmó la muerte de 20 personas, entre ellas el suicida, tras la fuerte detonación y cerca de un treintena de heridos, según un reporte de la agencia iraquí independiente Voces de Irak (VOI).

En un segundo atentado, un hombre joven desconocido estrelló su vehículo cargado de explosivos contra un puesto de control militar ubicados junto a la mezquita de Al Rasul en el barrio de Zafarniya, sureste de Bagdad.

Testigos revelaron que el atacante accionó la carga de explosivos al sentirse atrapado por un grupo de soldados iraquíes que le solicitaron el alto para tratar de impedirle el acceso al templo religioso.

La policía informó que en el segundo atentado un total de 14 personas perecieron, entre ellos tres soldados iraquíes y el atacante, mientras que 28 más resultaron heridas, en su mayoría civiles.

Hasta esta tarde ningún grupo se había responsabilizado de los atentados contra las mezquitas, aunque las autoridades indicaron que todo a punta a que fueron perpetrados por extremistas ligados a la red al Al-Qaeda en Irak, que quieren reavivar la violencia sectaria.

En 2006, Irak estuvo al borde de una guerra civil por los múltiples enfrentamientos y diversos actos de violencia entre los musulmanes chiitas y los sunnitas iraquíes, que dejaron cerca de un millar de muertos.

En tanto, seis personas más fallecieron en la ciudad de Wajihiyah, en la oriental provincia de Diyala, a unos 97 kilómetros al norte de la capital iraquí, cuando el autobús en el que viajaban fue atacado a tiros por un comando de encapuchados armados.

Fuentes oficiales provinciales precisaron que las víctimas, tres mujeres, dos niños y el conductor del autobús, murieron sin poder prácticamente hacer nada, mientras que otra mujer y su pequeño hijo resultaron gravemente heridos.

En el marco de la violencia de este jueves, el Ejército estadunidense desplegado en Irak, informó que sus efectivos arrestaron a seis personas en Bagdad y la norteña ciudad de Mosul, sospechosas de mantener vínculos con la red Al-Qaeda.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login