Esperanza y desesperación en Los Angeles por rescate financiero

Por José Romero Mata.

Los Angeles.- Los ciudadanos de Los Angeles recibieron con una mezcla de esperanza y desesperación la aprobación, por parte del Senado estadunidense, del paquete financiero de 70 mil millones de dólares.

“Que hagan lo que sea necesario, pero ya. No es posible seguir así y si esa es la medida que hay que tomar que lo hagan”, urgió Paola Cardenas, una mexicana con ciudadanía estadunidense que labora en una empresa de fabricación de radiadores en el este de Los Angeles.

“La situación está crítica porque no sólo a mi sino a los más de 50 trabajadores, los dueños nos han recortado las horas y estamos trabajando ya sólo tres días a la semana y yo soy madre de cinco y mi ex esposo no me ayuda en nada”, apuntó en entrevista con Notimex.

Henry Cowell, un afroamericano que vive en el centro de la ciudad, admitió a su vez no saber lo que significa el paquete, pero “necesitamos cambios porque si no esto se va a poner más complicado, eso si que no suban precios ni impuestos porque no podríamos pagarlos”.

Cowell, quien trabaja como guardia de seguridad en un edificio, señaló que ya nada les alcanza.

“Después de trabajar por 12 años y de que no había tenido un aumento esta semana fui afortunado porque el jefe me aumentó 25 centavos a mis 10 dólares por hora y lo acepte porque aunque sea mínimo en estos momento servirá de algo”, destacó.

Otro caso similar es el de una mujer que fue consultada mientras hacía fila para ingresar a la Mision Fred Jordan, una organización no lucrativa ubicada en el centro de Los Angeles que cada año otorga de forma gratuita útiles, ropa y zapatos para niños de escasos recursos.

Explicó que acudió a dicha organización porque el sueldo de su esposo, en una compañía dedicada a lavar automóviles, no les alcanza para sus gastos básicos. “Ahora estamos comprando bien justo y repartiendo la comida para que alcance”, expresó.

Mision Fred Jordan anunció que entregará tenis, ropa y útiles escolares a cinco mil niños de escasos recursos y eso motivó largas filas, algunas hasta de dos días de anticipación, para recibir las donaciones.

Mario García, un empleado de Bienes Raíces por los últimos ocho años, contó por su parte que la empresa ubicada en Alhambra, comunidad al este de Los Angeles, cerró tras permanecer meses sin gran actividad y con alza de intereses, entre otras complicaciones.

“Mientras hace un par de años vendíamos varias casas por mes y nos tocaban jugosas comisiones, ahora ya llevo más de un año que vivó sólo de los ahorros que están por acabarse, y por eso estoy a punto de irme a formar con los jornaleros en las esquinas para hacer algo de dinero”, anotó.

Esto, explicó, “porque en lo que va del año he estado metiendo solicitudes de trabajo por lo menos de 10 a 20 compañías diariamente y en ninguna he encontrado espacio y es muy desesperante”.

Para otro empleado de una compañía vendedora de autos compactos, José Reyna, la situación es similar, ya que la empresa redujo de 22 a 10 el número de trabajadores. “Los que quedamos hacemos todo el trabajo, pero no podemos chistar porque nos corren”, apuntó.

“Ojalá y eso del paquete sea lo que reviva esto porque está muy triste y si sigue aletargándose no me imagino que va a pasar. No podría buscar otro trabajo porque ya tengo 55 años”, comentó.

El pronóstico económico de Anderson Forecast de la Universidad de California en Los Angeles difundió, en un estudio reciente, un panorama gris para la economía del estado en los próximos dos años.

La caída de los precios de las casas, el desempleo, una inflación desatada por los altos costos de los combustibles, se han conjugado para que la gente haya reducido su capacidad de compra a lo esencial.

Los economistas no son optimistas, incluso aseguran que el rescate financiero aprobado la noche del miércoles por el Senado genera ciertos riesgos, entre ellos el alza de impuestos y más inflación.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login