Fue homenajeado el poeta Enrique González Rojo por cumplir 80 años

México, 5 Oct (Notimex).- El poeta mexicano Enrique González
Rojo, autor de la obra “Para deletrear el infinito”, fue homenajeado
hoy por sus 80 años de vida, por parte del Instituto Nacional de
Bellas Artes y de jóvenes escritores de Ecatepec, en la Sala Manuel
M. Ponce.

En ese local del Palacio de Bellas Artes, el vate González Rojo
(5 de octubre de 1928), comentó que se siente satisfecho no sólo por
la producción poética que ha escrito, sino también por cumplir este
día 80 años.

“Estoy muy contento de llegar a los 80 años, pero más contento
de que los jóvenes escritores de Ecatepec son los que se encargaron
de esta celebración”, mencionó Rojo.

Respecto a lo que debe de tener un escritor, el vate señaló que
debe de tener libertad y con su producción debe respetar mucho la
condición social y no ponerse trampas.

“También ser extraordinariamente honesto y lo más importante
tomar en cuenta el entorno social, la ubicación de la poesía en ese
entorno y también advertir la necesidad de ser fiel en la producción
literaria y ensayista”, aseguró el bardo.

González Rojo, quien le interesa más una producción teórica para
reflexionar con sus propios medios en las condiciones en que vive,
puntualizó que no le interesa el humanismo abstracto, sino
diferente.

“No soy parte del humanismo abstracto, sino de un humanismo
diferente, yo quería sobrepasar esa ideología de humanismo en un
contexto diferente, que no se utilice para ocultar las clases
sociales”, apuntó el poeta y filósofo.

Por su parte, el vate Eusebio Ruvalcaba comentó que este
homenaje es muy merecido, pues pocos poetas han hecho una vida tan
intensa y han escrito tanto como González Rojo.

“El nunca ha pedido nada a cambio, ni reconocimientos y me
parece que es el momento exacto, ya se habían tardado, pero este
homenaje viene de unos jóvenes escritores del municipio de Ecatepec”,
señaló Ruvalcaba.

Respecto a la gran obra “Para deletrear el infinito”, el poeta
dijo que esa y “Las confesiones de un árbol” están dentro de lo más
importante de nuestra poesía mexicana “porque González Rojo siempre
ha sido congruente en su producción literaria”.

Enrique González Rojo, hijo de Enrique González Rojo, conocido
como el hijo del “Dios” y nieto de Enrique González Martínez, tuvo
esta influencia familiar determinante para la realización futura de
sus estudios y de su franca vocación literaria.

Además de la actividad magisterial, Enrique González ha
incursionado en nuestro entorno cultural y social, a partir de la
filosofía, la literatura y hasta de la militancia política.

La totalidad de la obra lírica de González Rojo se bifurca en un
antes y un después de “Para deletrear el infinito”, el antes
significa para el poeta una serie de bocetos, ensayos y primicias de
poética; mientras que el después llega cuando se empiezan a conformar
su personalidad y sus sueños poéticos.

Enrique González Rojo ha recibido cuatro premios por su obra
poética: el Xavier Villaurrutia, en 1976, por el libro “El quíntuple
balar de mis sentidos”, el Latinoamericano de Poesía y Cuento
“Benemérito de América” en 2002, en Oaxaca, por el texto “Viejos, y
dos segundos lugares en los Juegos Florales de Oaxaca, 1971 y de
Querétaro, 1972.

González Rojo, quien no sólo ha incursionado en la poesía, sino
que también trabaja en una extensa novela llamada “La crucifixión de
la historia”, asimismo ha editado un libro de cuentemas denominado
“El tránsito”, en 1990, y ha escrito otro titulado “Versiones,
conversiones y perversiones”, que está en busca de editor.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login