Despiden devotos en Chicago a la Virgen de San Juan de los Lagos

Chicago.- Miles de mexicanos devotos despidieron este domingo a la Virgen de San Juan de Los Lagos después de cinco días que permaneció en la Iglesia del Buen Pastor, del vecindario La Villita.

En largas filas que concluyeron cerca de la medianoche, los creyentes se acercaron a tocar el cristal que protegía la imagen venerada, hicieron su promesa en breves minutos y algunos prendieron una veladora como signo de fé.

El sacerdote Marco Mercado estimó que más de 15 mil personas visitaron a la virgen, una figura de aproximadamente medio metro, procedentes de Chicago, suburbios aledaños, así como de los estados de Indiana y Wisconsin, entre otros.

“La respuesta de la gente ha sido increíble. Es ordenada, paciente y devota, y no solo se trata de mexicanos, han venido peruanos, ecuatorianos, gente que no conocía a la virgen”, agregó el párroco.

Debido a la gran cantidad de fieles la iglesia permaneció todos los días abierta desde las 06:00 hora local hasta las 23:30 de la noche y se evitó que depositaran flores para no obstruir el espacio.

En cambio, la iglesia estuvo vendiendo veladoras a dos dólares que se colocaban en sitios previamente dispuestos, alejados de la figura de la virgen, y se retiraban en cuanto se consumían.

De acuerdo con el padre Mercado, durante los primeros cuatro días se vendieron cuatro mil veladoras, “una idea que la gente entendió como la forma de dejar a la virgen una muestra de fé iluminada”.

Y la fe mantuvo a los fieles fuera del templo soportando altas temperaturas en espera de que abrieran, o llegando hasta el último minuto para rezarle y encomendarse a ella.

Algunos grupos llevaron sus danzas al atrio, y otros dedicaron sus rezos en silencio.

María Elena López, del suburbio de Cícero, llegó a pedir un milagro para toda su familia,”yo estoy diabética, tengo a mi esposo con un problema en sus piernas, mi hijo el más chico va mal en la escuela y nos hace falta dinero”, comentó.

Familias completas se trasladaron de ciudades lejanas, muchos tuvieron la oportunidad de pagar una manda prometida desde que salieron de su lugar de origen, y para otros era la primera vez que se encomendaban a ella.

“No la conocía pero me han dicho que es muy milagrosa, y yo vengo a pedirle salud y que no me falte trabajo. Le prometí que vendré el próximo año a dejarle sus flores”, dijo Roberto Vargas, del vecindario de Humbolt Park.

Durante los cinco días que permaneció la virgen en la iglesia la presencia de fieles fue constante, algunos llegaron en peregrinaciones, otros entraban de rodillas hasta el altar, y hubo quien llevó mariachi para darle serenta.

“Tenía ya una vieja manda que pagar, desde que me vine de Michoacán, así que me organicé con mis vecinos para venir hoy a verla, antes de que se fuera”, expresó Jesús Marín, quien viajó desde Wisconsin.

La llamada virgen peregrina hizo sus primeras visitas a las comunidades inmigrantes en California a petición de un grupo de sacerdotes que sabían de la fuerte creencia en ella de sus fieles indocumentados y la imposibilidad que tenían para viajar a México a pagar sus mandas.

“A Illinois vino hace ya varios años, pero ésta es la primera vez que se hace una visita ordenada, en un vecindario mexicano”, añadió el padre Mercado, quien tramitó la visita de la imagen.

La pequeña figura de la virgen, que está bajo la responsabilidad del sacerdote Federico Pons, de la Diócesis de San Juan de Los Lagos, ubicada en el occidental estado mexicano de Jalisco, regresará el próximo año a Chicago.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login