.Harán en Arguentina lectura de obra de Ricardo Güiraldes.

México, 7 Oct (Notimex).- Este jueves 9 de octubre se llevará a
cabo en la ciudad de San Antonio de Areco, en Argentina, la lectura
de los “Cuentos de muerte y sangre”, de Ricardo Güiraldes, autor de
ese país fallecido en París el 8 de octubre de 1927.

La actividad forma parte del programa “La provincia en estado
público de lectura”, el cual cuenta con la participación de
instituciones educativas y agrupaciones de escritores de la
localidad.

Por lo pronto, este 7 de octubre se llevará a cabo un “Picnic de
lecturas”, en el que se podrán disfrutar de la consulta de libros, de
los que habrá para todos los gustos y en número suficiente para los
interesados que se acerquen.

El escritor argentino Ricardo Güiraldes, quien mezcló el folclor
de su país con el cosmopolitismo literario y más características de
la literatura moderna latinoamericana, cuya obra ha sido traducida a
más de 45 idiomas, nació el 13 de febrero de 1886.

Llegó al mundo en el seno de una familia acomodada argentina,
por lo que cuando apenas había cumplido un año sus padres se
trasladaron a Francia, donde Ricardo vivió sus primeros años y
aprendió a hablar francés, alemán y español.

En 1890 su familia regresó a Buenos Aires, en plena crisis,
revolución y cambio de gobierno.

La vida del pequeño transcurrió entre la casa de su abuelo,
donde solía pasar todos los otoños e inviernos, y San Antonio de
Areco, en la estancia propiedad de su padre, bautizada como “La
porteña”.

Su infancia en el campo marcó el objetivo final de su obra
literaria, mezclado con su vida en las grandes ciudades que marcó su
futuro estilo cosmopolita y universal.

En 1904 se recibió de bachiller, estudió en el Colegio
Lacordaire, el Instituto Vértiz y en el Instituto Libre de Segunda
Enseñanza.

Desde su adolescencia, el autor se adentró en el mundo de los
narradores clásicos de la vanguardia y en su juventud tuvo un fugaz
paso por las facultades de Arquitectura y Derecho, carreras que
abandonó.

Durante esas fechas, el país vivía profundos cambios sociales y
a la llegada de las elecciones presidenciales, Güiraldes decidió no
participar en ellas, aunque su padre era intendente municipal de
Buenos Aires.

Sigue

Harán en Arguentina. dos. Aires

Entonces se embarcó rumbo a Francia, en companía de Roberto
Leviller, cuano comenzó su preocupación sobre la ética y la
metafísica. Este viaje le permitió conocer a pintores, músicos y
literatos que lo llevaron a tomar la decisión de dedicarse a las
letras.

A su regreso de Europa, ante la negativa de su padre de seguirle
costeando sus gastos, se vio obligado a refugiarse en el taller del
escultor Alberto Lagos y tiempo después se unió a un grupo de
artistas y escritores en el taller de Alejandro Bustillo.

En 1923 publicó “Xaimaca”, un libro de viajes en forma de novela
de estilo e imaginería poéticos e impresionistas. Tres años más
tarde, ya había recorrido en sus viajes las grandes ciudades del
mundo.

En todas ellas encontró algo en común: estaban infestadas de
grandes fábricas y empresas, donde los hombres y mujeres sólo eran
una pieza más en el proceso de producción.

La culminación de su obra se dio con el clásico “Don segundo
sombra” (1926), en cuya historia mezcló metáforas procedentes del
vanguardismo francés de principios de siglo, con el cosmopolitismo
literario y el arraigo a su país.

Esta obra logró que el folclor de su país trascendiera sus
límites locales y creó un lenguaje universal con el que el “gaucho” y
la “pampa” se sumaron al bagaje literario de la gente de cada rincón
del planeta.

De su obra literaria también destacan “El cencerro de cristal”,
“Cuentos de muerte y sangre”, “Aventuras grotescas”, “Trilogía
cristiana”, “Raucho”, “Rosaura”, “Un idilio de estación”, “Poemas
místicos”, “Poemas solitarios”, “Seia relatos”, “El sendero”, “El
libro bravo” y “El pajaro blanco”.

Ricardo Güiraldes falleció en París, Francia, el 8 de octubre de
1927.

You must be logged in to post a comment Login