Los derechos culturales, alternativa para atender problemas sociales.

México, 7 Oct (Notimex).- Al asegurar que los derechos
culturales son una alternativa viable para atender problemas
sociales, como los que afronta el país actualmente, la Secretaria de
Cultura capitalina, Elena Cepeda, manifestó la necesidad de trabajar
de manera conjunta con la Asamblea Legislativa, ante la reciente
elevación a rango constitucional del derecho a la cultura.

Al comparecer ante las Comisiones Unidas de Cultura y de Ciencia
y Tecnología de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF),
la funcionaria enfatizó que la mejor manera de revertir la violencia
y restaurar el tejido social, es invertir en los jóvenes, fortalecer
el sentido de comunidad y crear oportunidades de realización a través
de la cultura.

La funcionaria estableció las líneas principales de acción que
ha desarrollado la Secretaría de Cultura en el último año y las
políticas en la que se sustenta la actividad cultural para la ciudad,
según se informa en un comunicado de prensa.

Sin embargo, advirtió que “los recursos para la cultura son
escasos y están fragmentados, pues si bien el Artículo 19 de la Ley
de Fomento a la Cultura del Distrito Federal considera dos por ciento
del gasto programable para ser asignado a las actividades de cultura,
este monto no se ha otorgado plenamente.

En cambio, denunció, los recursos se dividen entre las 16
delegaciones y la secretaría, sin un adecuado mecanismo de
coordinación. El resultado de esta fragmentación es el de un menor
impacto de las políticas culturales en el territorio de la ciudad.
Por lo que sugirió la reglamentación de su ejercicio.

A la cultura se le ha considerado un gasto y no una inversión,
advirtió Cepeda. “Así como se invierte en capital humano, se tiene
que invertir en capital social, que se define como la capacidad
social de realizar acciones colectivas, a partir de la confianza, la
reciprocidad y la justa distribución del esfuerzo”, precisó.

Cepeda aseguró que mediante el fortalecimiento de la economía de
la creatividad, o economía de la cultura, se pueden atender diversos
problemas, especialmente del sector joven de la población, como la
falta de oportunidades de trabajo y realización.

“El desarrollo de empresas culturales es una alternativa viable
para la generación de empleos; en México no se han desarrollado
estrategias para su fortalecimiento. La experiencia de otros países,
no solamente europeos, sino latinoamericanos, como el caso de
Colombia, Argentina, Uruguay o Brasil, ha demostrado su impacto
social”, ejemplificó.

Sigue
Los derechos culturales/dos/ejemplificó.
.
En la Secretaría de Cultura, abundó, se ha desarrollado un
programa con la Fundación Cultural de la Ciudad de México, para
diseñar metodologías que impulsen esas empresas, “pero carecemos de
una legislación en la materia.

Especialmente, dijo, una legislación orientada por principios
de economía social, que permita a micro, pequeñas y medianas empresas
un ambiente favorable para su desarrollo, que dote a los colectivos
culturales, así como a los artistas y a personas que ofrecen
servicios relacionados con las artes, de instrumentos financieros,
técnicos y fiscales.

Agregó que hace falta un marco legal que promueva una mayor
articulación de los distintos actores para optimizar recursos y
ampliar la cobertura de bienes y servicios.

Asimismo, que fortalezca la economía de la cultura como un
sector con capacidad de generar empleos; que fomente y preserve el
patrimonio pluricultural; que garantice los derechos a la ciudad en
orden a una convivencia pacífica, y que aliente su realización
transversal.

La política cultural para la Ciudad de México, expuso, se basa
en cuatro líneas de acción: Desarrollo Cultural Comunitario,
Preservación e Innovación del Patrimonio Cultural, Educación y
Formación Artística y Cultural y Acceso a bienes y servicios
culturales y artísticos de calidad.

Al dar algunas cifras de este ejercicio, señaló que a la fecha
más de 285 mil personas han visitado los mu

You must be logged in to post a comment Login