.Cumple Eugenio Toussaint con sueño de tocar con Eddie Gómez. Además, en su nuevo disco rinde tributo al vino.

México, 8 Oct (Notimex).- En su nuevo disco, “Oinos. Música para
beber vino”, el jazzista mexicano Eugenio Toussaint además de cumplir
su sueño de tocar con uno de los grandes contrabajistas
contemporáneos, el puertorriqueño Eddie Gómez, rinde tributo a la
bebida espirituosa.

El nuevo material discográfico será presentado en dos
conciertos, el primero el 10 de octubre en el Zinco Jazz Club y el
día 11 en la Sala Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes.

En rueda de prensa, el compositor y pianista, considerado una de
las mejores propuestas musicales del jazz mexicano, explicó que en el
disco dejó plasmada su pasión por la música sincopada y su
fascinación por esta bebida.

Dijo que el proyecto inicio hace casi tres años, cuando dio un
peculiar concierto en un restaurante reconocido por sus vinos de la
Colonia Roma, en esta ciudad, y la intención que le nació fue conocer
mejor sobre esta bebida.

“La idea fue hacer una serie de catas musicalizadas”, tituladas
Oinos: jazz-vino, fue algo que funcionó muy bien con el público. En
ese momento no estaban las piezas dedicadas al vino y gracias a la
buena acogida del público en ese entonces inició esto”, añadió.

Dijo que “el disco es una especie de viaje por el mundo del
vino, a través de 10 piezas musicales las cuales hacen referencia a
la naturaleza, es decir, están inspiradas en temas relacionados con
la cultura del vino, los elementos del proceso y su evolución; las
regiones, las cepas y los diferentes tipos de vino”.

Así, las cuatro primeras piezas que están dedicadas a la parte
natural del proceso del vino son “Luz de sol”, “Acqua”, “Envero” y
“Terroir”, término que utilizan los franceses para describir el
terreno donde crece determinada uva.

Indicó que el resto del material contiene obras dedicadas a
algunas regiones vitivinícolas: California (Estados Unidos), Toscana
(Italia) y Bordeaux (Francia).

“En realidad no existe una razón especial por la que haya
escogido estas regiones. Simplemente son lugares que me llamaron la
atención y que tienen ciertas características”, aclaró.

Comentó que la composición “Envero” se titula así porque hace
referencia a la parte del proceso en la que la flor se convierte en
fruto, lo que es muy importante porque de ahí depende lograr una
buena cosecha o no.

Sigue

Cumple Eugenio. dos. no

El disco se complementa con tres piezas más, la primera dedicada
a la uva, llamada “Pinot noir”, la segunda a un ave oriunda de Nueva
Zelanda “Sauv blant (Tui)” y la última titulada “Reverse”, misma que
tiene que ver con la celebración o brindis.

Sobre la participación del legendario contrabajista Eddie Gómez,
quien ha sido referente central del jazz para Toussaint desde el
comienzo de su carrera, a mediados de los años 60, comentó que surgió
a raíz del “Seminario y encuentro de jazz”, realizado en Xalapa,
Veracruz, cuando compartió el escenario con el puertorriqueño.

“Ahí surgió la idea. Tenía ganas de alguien especial en el
contrabajo y afortunadamente se dio el nexo con el maestro Gómez y él
acepto a participar en el sencillo”, expuso.

“Oinos. Música para beber vino” se grabó en junio pasado en unos
estudios de Pennsylvania, Estados Unidos, que cuentan con
instalaciones y equipos de vanguardia.

En su oportunidad, Eddie Gómez, ex integrante del trío “Bill
Evans” (1966-1977), sostuvo que el mercado principal del jazz se
encuentra en Europa, Japón y Estados Unidos.

Recordó que el auge que tuvo este género musical se dio a
principios del siglo XX, en pequeños bares de diferentes ciudades de
Estados Unidos.

“Ahí era el desarrollo del jazz en los años 20, 30, 40 y 50, y a
partir de los 60 y 70 los clubs comenzaron a desaparecer. La onda de
los clubs ahora es que son caros. Antes era llegar, sentarse y
escuchar, hoy eso se ha ido”, concluyó.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login