.Celebra “La Cihuacoatl, el lamento de la Llorona” 15 años en escena.

México, 9 Oct (Notimex).- La obra escénica “La Cihuacoatl, el
lamento de la Llorona”, la cual reúne música en vivo, danzas
prehispánicas y la actuación destacada de la compañía Ollín Acalli,
celebra el 15 aniversario de presentarse en la isleta Tlílac, de los
canales de Xochimilco.

Momentos antes de esta nueva temporada a celebrarse del 10 de
octubre al 22 de noviembre, Uriel González, jefe delegacional de
Xochimilco, comentó que es una gran satisfacción para todos los que
trabajan en esta obra, así como para la organización, celebrar los 15
años de esta producción escénica.

“Realmente estamos muy contentos por esta celebración y en un
lugar como éste, que es considerado Patrimonio Cultural de la
Humanidad”, expresó González.

Destacó que esta producción tiene como propósito rescatar y
preservar las tradiciones y costumbres mexicanas, que hacen único al
pueblo de México.

Para darle realismo y misticismo a la leyenda de la LLorona, el
numeroso grupo de invitados especiales y medios de comunicación que
se dieron cita en el embarcadero de Cuemanco, fueron recibidos por
varias trajineras para ser llevados a la Isleta Tlílac, camino que
fue iluminado por frascos de fuego, como si fuera un ritual
prehispánico.

Luego, al llegar al punto de reunión, cada trajinera se fue
colocando alrededor de ésta para que el público empezara a cautivarse
ante la gran pirámide que resplandecía en la oscuridad, dándole un
sello más para enriquecer la escenografía natural que se veía.

Entre música de tambores y el grito de “Ay, mis hijos!, apareció
de entre la oscuridad una mujer vestida totalmente de blanco y con un
velo que le cubría el cuerpo.

Luego aparecieron tres personajes en escena, dos hombres y una
mujer, quienes asustados, por escuchar esos lamentos, trataban de
esconderse de ese fantasma.

Por tal motivo fueron informados que esa mujer que gritaba era
Cihuacoatl, una bella indígena que vagaba su alma porque sus hijos
murieron y ella los estaba buscando.

Una mujer les cuenta que eso sucedió antes de la llegada de los
españoles. Cihuacoatl era una mujer bella que todos los hombres
deseaban casarse con ella.

Sigue
Celebra. dos. ella.

Sin embargo, nunca aceptó a ninguno de su raza, pues a ninguno
amaba realmente, hasta que llegó el hombre blanco “Don Fernando”, a
quien al verlo le nació el amor, mismo que fue recíproco.

Ese sentimiento fue divulgado por ella a sus amigos y estos más
adelante, hasta que la noticia fue conocida por todos.

No pasó mucho tiempo para que “Don Fernando” le propusiera
matrimonio, boda que se consumaría solamente en los rituales de ella,
pues la iglesia católica, al saber la noticia, se opuso rotundamente
a esa unión.

La celebración se llevó a cabo a través de danzas prehispánicas,
considerada por algunos, como una traición para los dioses. A toda
costa trataron de disolver el matrimonio.

Tiempo después llegaron dos hijos, quienes eran la adoración
para ella. Pero en ese momento llegaron los que trataban de
separarlos y con ayuda del jerarca de la iglesia, mataron a los niños
y a don Fernando.

De ella nadie sabía dónde estaba y lo único que escucharon
después fueron sus lamentos de ­Ay, mis hijos!.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login