.Destacan obras de Alberto Giacometti en una exposición londinense.

México, 9 Oct (Notimex).- Con obras del artista Alberto
Giacometti, muchas de las cuales no habían sido vistas por el
público, fue inaugurada recientemente en Londres una muestra que
explora la amistad que sostuvo con el marchante francés Aimé Maeght y
su esposa Marguerite.

Se trata de una exhibición en la “Royal Academy of Arts”, en la
capital inglesa, en la que también fueron incluidos los trabajos de
Joan Miró, Alexander Calder, George Braque y desde luego Giacometti,
quien nació el 10 de octubre de 1901.

La muestra incluye más de 140 obras, entre pinturas, esculturas,
cerámicas, litografías y libros de estos cuatro artistas, así como
algunos dibujos de Henry Matisse y un lienzo mural de Pierre Bonnard
pintado en 1917 y titulado “El Verano”. Permanecerá hasta el 2 de
enero de 2009.

Alberto Giacometti es considerado uno de los principales
escultores surrealistas del siglo XX, por su obra de ingenio e
imaginación, la cual incluye 350 lienzos y un buen número de retratos
con un fuerte aire icónico.

Giacometti nació en la ciudad de Stampa, Suiza, y desde muy
pequeño recibió la influencia pictórica de su padre, el
neoimpresionista Giovanni y su madre Annetta Stampa, quien posó para
él en sus primeros trabajos.

A decir de sus biógrafos, la infancia de Giacometti transcurrió
muy feliz, tiempo en el que su padrino Cuno Amiet le enseñó también
los estilos y las técnicas de la época en materia de pintura.

Una vez concluida su educación secundaria y tras demostrar su
amplio dominio del lenguaje impresionista, con la imagen de “La
madre”, modelada con plastilina, en 1916 el artista viajó a Ginebra
para ingresar a la Escuela de Bellas Artes.

En 1920, tras un viaje a Venecia y a Roma, donde se apasionó por
las obras de Tintoretto y Giotto, decidió recuperar la mirada ingenua
del origen de las cosas mediante el arte primitivo y la antropología.

Dos años más tarde se instaló en París para estudiar en la
Academia de la Grande Chaumire, en Montparnasse, bajo la tutela de un
asociado de Augusto Rodin, Antoine Bourdelle, artista francés pionero
de la escultura monumental.

Sigue
Destacan obras de. dos. monumental.

Fue en esa época que Giacometti experimentó con el arte cubista,
sin embargo, le atrajo más el movimiento surrealista, gusto que
compartió con su asistente y hermano Diego, en 1925, y otros artistas
suizos que conoció en París.

Un año de gran importancia para Giacometti fue 1927 cuando
expuso sus primeras esculturas surrealistas en el Salón Tuileries, lo
que le permitió salir del anonimato.

A partir de esa época, el pintor y escultor comenzó a
relacionarse con artistas de la talla de Joan Miró, Max Ernest y
Pablo Picasso, lo mismo que escritores como Jean-Paul Sartre, Jacques
Prevert, Paul Eluard, Georges Bataille y Raymond Queneau.

No obstante, el vínculo amistoso más fuerte que tuvo fue con el
poeta francés André Breton, para quien escribió y dibujó en la
revista “Le surrealisme au Service de la Revolution”.

Fue también en esa época de efervescencia cuando realizó su obra
surrealista más conocida y sobresaliente “El palacio a las 4 de la
madrugada”, un esqueleto arquitectónico que sostiene figuras y
objetos suspendidos, que actualmente se exhibe en el Museo de Arte
Moderno de Nueva York.

De acuerdo con sus críticos, esta obra elaborada entre 1932 y
1933, año en que muere su padre, expresa la subjetividad y fragilidad
de los sentidos temporal y espacial en el ser humano.

Entre 1935 y 1940, Giacometti se dedicó a hacer esculturas de la
cabeza humana, en las que destaca la mirada, seguido por una nueva y
exclusiva fase artística en la que sus estatuas comenzaron a
estirarse, alargando sus extremidades.

Cuentan que durante ese periodo, el artista se acercó a Picasso
y a Braque e instauró un intenso diálogo con el filósofo francés,
Jean-Paul Sartre, quien a menudo influyó en su propia obra.

Durante la Segunda Guerra Mundial vivió en Ginebra, don

You must be logged in to post a comment Login