Más de 20 años de cárcel a dos ex capos paramilitares colombianos

MIAMI (AFP) – Los ex jefes paramilitares colombianos Ramiro Vanoy Murillo y Francisco Zuluaga Lindo, extraditados a Estados Unidos por narcotráfico, recibieron este jueves en Miami una condena superior a 20 años de cárcel, que dijeron aceptar “con humildad” y “arrepentidos” por sus crímenes.

Ramiro Vanoy Murillo, alias “Cuco Vanoy”, ex comandante del Bloque Minero de las ultraderechistas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), recibió una pena de 24 años y 4 meses de prisión.

En tanto, Zuluaga Lindo, alias “Gordo Lindo”, ex jefe del Bloque del Pacífico de las AUC, fue condenado a 21 años y ocho meses de cárcel, según lo decidió el juez federal K. Michael Moore en una corte en Miami.

A cambio de su extradición, el gobierno estadounidense se había comprometido a no pedir la máxima pena de cárcel de por vida para ambos paramilitares, acusados de varios delitos vinculados a actividades de narcotráfico y lavado de dinero.

“Acepto con humildad la sentencia que usted disponga”, le dijo Zuluaga Lindo al juez antes de escuchar su condena.

“Quiero expresar a la Corte, al gobierno de Estados Unidos y a mi familia mi arrepentimiento y remordimiento por mi conducta delictiva”, expresó Vanoy Murillo.

Los dos desmovilizados paramilitares se habían declarado culpables de la comisión del delito de conspiración para ingresar cocaína en Estados Unidos.

El abogado defensor de ambos, Dennis Urbano, pidió al juez que tuviera en cuenta que ambos se habían sumado al proceso de paz iniciado por el gobierno de Colombia con los grupos ilegales de ultraderecha. También solicitó tomar como fecha de inicio de la pena la de su detención en Colombia, cuando quedaron a la espera de la extradición a Estados Unidos, en agosto de 2006.

Extraditados por Bogotá, Vanoy y Zuluaga llegaron en mayo a Miami en avionetas de la DEA, la agencia gubernamental estadounidense antinarcóticos, como parte de un grupo de 13 paramilitares de ultraderecha, que son juzgados desde entonces en distintas puntos del país por cargos vinculados a narcotráfico, distribución e importación de cocaína.

Entre los extraditados se encuentra Salvatore Mancuso, el también desmovilizado jefe político de los escuadrones paramilitares colombianos.

Además de en Florida, el gobierno de Estados Unidos lleva adelante juicios contra el grupo ultraderechista colombiano en los estados en Nueva York (noreste) y Texas (sureste), y en el capitalino Distrito de Columbia (noreste).

Como parte del proceso de paz en Colombia, el gobierno de Alvaro Uribe intentó un acuerdo con los paramilitares que se desmovilizaran en un proceso que concluyó en abril de 2006 después de tres años de negociaciones.

Según esos acuerdos, a cambio de dejar las armas, confesar sus delitos e indemnizar a sus víctimas, los jefes paramilitares recibían beneficios jurídicos como la suspensión de sus extradiciones y una condena máxima de ocho años por todos sus crímenes, incluidos los de lesa humanidad.

En el caso de los jefes de las AUC, Colombia consideró que continuaron delinquiendo y por lo tanto perdieron los beneficios que les concedieron a unos 31.000 combatientes que entregaron las armas.

You must be logged in to post a comment Login