Jean-Marie Gustave Le Clézio: fascinación por el pasado de México

(Semblanza)

Berlín.- El francés Jean-Marie Gustave Le Clézio, ganador del Premio Nobel de Literatura 2008, tuvo prolongadas estancias en México y Centroamérica en el periodo entre 1970 y 1974, que tuvieron una relevancia decisiva en su obra.

Le Clézio nació el 13 de abril de 1940 en Niza, pero sus progenitores tenían fuertes conexiones familiares con la ex colonia francesa de Mauricio (conquistada por los británicos en 1810), señaló la Academia Sueca al dar a conocer su fallo.

A los ocho años, Le Clézio y su familia se mudaron a Nigeria, donde su padre había estado estacionado como médico durante la Segunda Guerra Mundial. Creció con dos idiomas, francés e inglés.

En 1950 la familia regresó a Niza. Después de terminar su bachillerato, Le Clézio estudió inglés en la Universidad de Bristol en el periodo de 1958-59 y obtuvo su título universitario en el Instituto de Estudios Literarios de Niza en 1963.

Obtuvo una maestría en la Universidad de Aix-en-Provence en 1964 y escribió una tesis doctoral sobre la historia temprana de México en la Universidad de Perpiñán en 1983. Ha sido catedrático en universidades de Bangkok, Ciudad de México, Boston, Austin y Albuquerque, entre otros lugares.

Le Clézio recibió mucha atención con su primera novela, “Le process-verbal” (1963). Como escritor joven al final del existencialismo, trató de elevar las palabras por encima del lenguaje coloquial y devolverles el poder de invocar una realidad esencial.

Desde sus comienzos literarios destacó como un autor ecológicamente comprometido, una orientación que se ve acentuada con las novelas “Terra amata” (1967), “Le livre des fuites” (1969), “La guerre” (1970), y “Les geants” (1973).

Su despegue definitivo como novelista ocurrió con “Désert” (1980), por la que recibió un premio de la Academia Francesa. Esta obra contiene imágenes magníficas de una cultura pedida en el desierto del norte de Africa, contrastadas con una descripción de Europa vista a través de los ojos de inmigrantes no deseados.

Largas estancias en México y América Central entre 1970 y 1974 tuvieron una significancia decisiva para su obra, y el autor abandonó las grandes ciudades en busca de una nueva realidad espiritual en el contacto con los indígenas, apuntó la Academia Sueca.

Le Clézio inició la traducción de las grandes obras de la tradición indígena, como “Les prophéties du Chilam Balam”. La obra “Le réve mexicain ou la pensée interrumpue (1998) atestigua su fascinación con el magnífico pasado de México.

Su libro “Ourania” (2005) tiene como escenario un valle remoto en México, donde el personaje principal, el “alter ego” del escritor, encuentra una colonia de buscadores que han recuperado la armonía de la edad dorada y dejado a un lado las costumbres arruinadas de la civilización, incluso sus idiomas.

La Academia Sueca adjudicó este jueves el Premio Nobel de Literatura al Le Clézio como “autor de nuevas partidas, aventura poética y éxtasis sensual, explorador de una humanidad más allá y por debajo de la civilización reinante”.

La laureada del año pasado fue la británica Doris Lessing, a quien la Academia reconoció por “hacer épica la experiencia femenina, y que con escepticismo, fuego y poder visionario ha sometido al escrutinio a una civilización dividida”.

La Academia Sueca, con sede en Estocolmo, es una institución cultural independiente, fundada en 1786 por el rey Gustavo III con el objetivo de promover la lengua y la literatura suecas. La Academia ha designado a los ganadores del Premio Nobel de Literatura desde 1901.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login