Teme más a la vejez que a la muerte Rubén Bonifaz Nuño

* El poeta y traductor grecolatino está próximo a cumplir 85 años

México, 11 Oct (Notimex).- Considerado como uno de los mejores
traductores de los clásicos grecolatinos en el mundo, que reconoce
tener más miedo a la vejez que a la muerte, el poeta veracruzano
Rubén Bonifaz Nuño dijo que nunca pensó ver las condiciones en las
que se encuentra el país.

“México, mi país, nunca creí que llegaría a este punto, pienso
que lo han deshecho absolutamente; lo que más lamento es el hambre de
la gente. Para mí no hay más que lamentar que eso”, aseveró el vate,
quien el próximo 12 de noviembre cumplirá 85 años de vida.

En este momento, enfatizó, hay un 10 por ciento de gente de piel
clara en el primer círculo de la nación y el resto, indios casi
puros, que se muere de hambre para mantener en la gloria a los
primeros, añadió al lamentar también que la “raza de bronce” lleve ya
500 años de sumisión.

Para acabar con esta situación, continuó, los mexicanos
necesitan saber lo que son, investigar lo que han sido y tratar de
revivirlo, no históricamente, sino en el sentido de volver a ser
grandes señores, manifestó el también catedrático, cuyo mensaje tiene
dedicatoria especial para los jóvenes a quienes sugirió no se
avergüencen de ser lo que son.

En ese sentido, a propósito de la próxima conmemoración del
Descubrimiento de América, el 12 de octubre, Bonifaz Nuño relató en
entrevista un episodio de la conquista de México, cuando se
encuentran por primera ocasión los indios y los españoles.

En ese momento, relató, llega Hernán Cortés y le grita a los
indios: “Quiero hablar con uno de sus grandes señores”, y un indio le
contesta: “puedes hablar con quien quieras, aquí todos somos grandes
señores”.

“Eso es lo que quiero para mi México, que los indios vuelvan a
ser grandes señores”, externó Bonifaz Nuño, cuya obra puede dividirse
en tres grandes aspectos: el estudioso y traductor de los clásicos
griegos y latinos.

El de estudioso de las culturas prehispánicas de México y la
poesía, que a decir de él es su acto libre en la vida.

El veracruzano, quien luego de no visitar el mar en los dos
últimos años dijo no extrañarlo, anotó que no escribirá sus memorias,
pero que actualmente realiza una traducción de una obra de Cicerón
para la biblioteca romana de la Universidad Nacional Autónoma de
México, su alma mater y donde, dijo, puede vivir mejor que ni en su
casa.

Sigue

Teme más a la vejez. dos. casa

Próximo a cumplir 85 años de vida, por lo que recibirá el 5 de
noviembre un homenaje nacional, parafraseó a un poeta griego para
decir que en la vida hay dos cosas a las que debe temer el hombre: la
vejez y la muerte, pero es la primera la que más pavor le causa, por
los dolores que padece en sus piernas y columna.

“Me duelen las piernas y me duele el espinazo, en eso no puedo
dejar de pensar”, enfatizó el mejor traductor de “La Iliada”, de
Homero, quien apunta que no quiere llegar a los 86 años de vida
porque “la vida es muy pesada para el viejo, los dolores físicos, las
incompetencias físicas que se generan no son deseables ni aguantables
de ninguna manera”.

Con un cigarrillo en la boca, exhalando grandes bocanadas de
humo, durante la donación de seis de sus objetos personales al Museo
del Escritor dijo que lo único que le falta en la vida es morirse.

“La muerte para mí es como una compañera que estuviera sentada
en el brazo de mi sillón y estuviera mordiéndome poco a poco lo poco
que me queda vivir, hasta acabarme de repente. Pero la veo sin temor,
sin emoción, como una cosa completamente natural, como me llega
todavía la respiración”, explicó.

Para quien quiere que se le recuerde más como ser humano que
como poeta, dijo que su próximo cumpleaños lo celebrará tomando
analgésicos, acostado en su cama oyendo las noticias, leyendo el
periódico y no será un día como cualquier otro, “será peor, porque me
daré cuenta de que soy más viejo”, rió.

Con un notorio cansancio pero de muy buen estado de ánimo,

You must be logged in to post a comment Login