Masarat o "camino" lleva a Bélgica el color y vida en Palestina

Bruselas.- Palestina, conocida en el mundo a través de los telediarios como un territorio despedazado por la creación del Estado de Israel, puede ser vista ahora en Bélgica durante este mes como un país de colores, melodías y poesías que exaltan la vida.

Este mundo, que para muchos no coincide con la aridez plegada de pobreza y violencia que difunden los noticiarios de televisión, desembarcó en Bruselas y sus alrededores como protagonista de un gigantesco festival de arte que consiste casi en una clase intensiva de historia y sociología.

Organizado por el Comisariado de Relaciones Internacionales de la comunidad francófona de Bélgica, Masarat – palabra que en árabe quiere decir camino – reunirá hasta enero de 2009 a más de cien artistas palestinos de todas las áreas y movilizará a más de 50 espacios de la capital europea.

Con su música, teatro, instalaciones, pinturas, cine y literatura, los artistas palestinos tratarán de relatar al público europeo la belleza de su tierra, pero también el día a día de su pueblo y los motivos de muchachos corrientes a buscar en la lucha armada la salida para sus problemas.

De esa forma, el cuadro cinematográfico del festival reune películas de jóvenes realizadores palestinos y grandes nombres como Jean-Luc Godard, que plasman los recuerdos en blanco y negro de una Palestina aún entera y tranquila antes de 1948.

La muestra cinematográfica incluye además el realismo de un campo de refugiados en Ramala y la experiencia de ciudadanos que tienen que cruzar diariamente los puestos de control israelíes.

“Quería mostrar otra imagen de Palestina, distinta de la habitual, estereotipada que vemos en los telediarios. Eso me parece una necesidad y trabajé sobre esa idea durante tres años”, cuenta Fabienne Verstraeten, comisaria artística del festival y directora del centro cultural Les Halles, que acoge gran parte de la programación.

La programación literaria rinde homenaje a Mahmoud Darwich, quien murió apenas en agosto pasado y es considerado el mayor poeta palestino y portavoz del grito de su pueblo por libertad y reconocimiento.

El clamor por justicia es tema recurrente de los grupos musicales, teatrales y de danza seleccionados.

“En mi opinión, este centro cultural debe reconciliarse con las regiones del mundo en las que Europa tiene un rol a jugar, pero no lo hace”, añade Verstraeten.

Para completar, Masarat presenta un espectáculo de la Escuela Palestina de Circo, creada en 2006 por un joven palestino de 27 años.

Los artistas del Circo actúan en los territorios y campos de refugiados palestinos con el objetivo de “transmitir, de una nueva manera, la idea de la resistencia a la ocupación y al aprisionamiento”, según su propia descripción.

Leila Shahid, delegada general de Palestina en la Unión Europea, considera que el festival es un soplo de esperanza este año en que su pueblo celebra 60 años de Nekba, “la expulsión de sus tierras y de su identidad nacional, 15 años después del fracaso de la promesa de un Estado libre e independiente”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login