Rechaza Vaticano tesis de "500 años de opresión" en Latinoamérica

Por Andrés Beltramo Alvarez.

Ciudad del Vaticano.- Un alto funcionario del Vaticano rechazó la tesis de una América Latina que ha vivido “500 años de opresión” como herencia de la conquista española, episodio histórico recordado este 12 de octubre.

“Esta es una visión maniquea, victimista, que sirve sólo para exacerbar los ánimos y retoma la leyenda negra contra la tradición católica que rige aún en la vida de nuestros pueblos”, afirmó el subsecretario del Pontificio Consejo para los Laicos, Guzmán Carriquiry.

En entrevista con Notimex, el funcionario de la sede católica reflexionó sobre la actualidad del continente americano tras 516 años de la llegada de Cristóbal Colón a esos territorios.

Calificó como “grandioso y dramático” el “encuentro constituyente” del nuevo continente, que incluyó la caída de los imperios indígenas y un proceso de colonización que dejó “heridas y cicatrices muy profundas”.

Consideró que aunque abundó la violencia, al mismo tiempo surgió una “nueva vida” caracterizada por un sentido de dignidad humana común y de pertenencia.

Según el funcionario vaticano, el don más grande recibido por los pueblos latinoamericanos en su historia fue el patrimonio de la fe católica, un “tesoro precioso” que sustenta esa “originalidad histórico cultural”.

Carriquiry, de nacionalidad uruguaya, es el laico de mayor nivel en el gobierno central de la Iglesia Católica y autor del libro “Una apuesta por América Latina”, que se dedica a estudiar el proceso de integración en ese continente.

“Latinoamérica no puede ser concebida como una suma yuxtapuesta de pueblos y etnias, una región sin contenidos articulados sino, más bien, es la zona con mayores factores identificativos a nivel mundial”, aseveró.

Señaló que esa región tiene un origen histórico común: las mismas vicisitudes, un sustrato linguístico y cultural similar junto a la exigencia de solidaridad para enfrentar los problemas del presente.

Apuntó también que los Papas -en especial Juan Pablo II y Benedicto XVI- no se equivocaron en llamarla el “continente de la esperanza”, al puntualizar que no se trata de un “arbitrario o injusto apelativo meramente consolatorio o retórico”.

“Más allá de los mesianismos terrenos hay una esperanza más fuerte que todos los fracasos, todos los límites, una esperanza que vive en nuestros pueblos porque está fundada en el amor indestructible de Dios”, aseguró.

“Una esperanza cierta más poderosa que las heridas, odios y que, no obstante todos los sufrimientos, impulsa a los pueblos a no permanecer cerrados en una actitud resignada o un pesimismo oscuro”.

Reconoció también que el patrimonio católico en la región ha sufrido “fuertes erosiones” consecuencia de fuertes ímpetus de “secularización ‘descristianizante’” y la migración de fieles hacia otras confesiones religiosas.

Carriquiry indicó que, pese a estos factores, el arraigo de la fe permanece, en muchas ocasiones, por encima de cierto abandono pastoral.

“Después de cinco siglos todavía viven mayormente confiados en nuestra casa, la Iglesia, como la institución social que recoge mayor consenso, credibilidad y esperanza en América Latina”, concluyó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login