Cuba y Rusia se aproximan a través de una catedral ortodoxa en La Habana

LA HABANA (AFP) – Cuba y el Patriarcado de Moscú inauguran el domingo en La Habana la primera catedral ortodoxa rusa en la isla, considerada un puente cultural entre dos ex aliados políticos y económicos, que marcan ahora nuevos acercamientos.

Para la ceremonia de apertura del templo era esperado en La Habana el Patriarca Alexis II, pero un vocero de la embajada rusa lo puso en duda por “la avanzada edad de su santidad”. “Pero todo puede suceder”, añadió a instancias de la AFP.

De no concretarse la visita del Patriarca, viajaría a Cuba el jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Patriarcado de Moscú, el metropolita Kiril Gundjaev, quien en 2002 propuso al entonces presidente cubano Fidel Castro la idea de construir el templo, dijo el diplomático.

Gundjaev planteó entonces a Castro -alejado ahora del poder hace dos años por enfermedad- la posibilidad de levantar un templo donde fieles y familias rusas pudieran realizar sus celebraciones religiosas, a la vez que ejerciera de puente cultural entre los dos países.

Castro aprobó la idea “tomando en consideración los fuertes lazos de amistad e historia que unen a ambos países”, señaló el metropolita.

Con sus cinco cúpulas doradas en forma de bulbo, coronadas por la Santa Cruz ortodoxa rusa, la Catedral de Nuestra Santa Señora de Kazan es un edificio blanco de dos pisos que ocupa un área de 1.200 m2 frente al mar, en La Habana Vieja, una franja de apenas 4 km2 donde conviven en armonía varias religiones.

Está ubicada además a pocos metros del templo de San Nicolás, la primera catedral ortodoxa edificada en la isla e inaugurada en 2004 por el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Griega, Bartolomeo, en una ceremonia a la cual asistió Fidel Castro, por lo que algunos esperan que el actual presidente, su hermano Raúl, asista el domingo.

“Esta es la obra más grande y más compleja que haya ejecutado la Oficina del Historiador de La Habana y ha quedado con excelente calidad, esperamos que el Patriarca Alexis II quede satisfecho”, declaró a la AFP Oscar Jaime Rodríguez, de 66 años, su arquitecto principal y feligrés ortodoxo.

Los detalles de la obra fueron ultimados por el historiador de La Habana, Eusebio Leal, con el propio Patriarca ruso, cuando lo recibió en Moscú en 2004.

La comunidad ortodoxa rusa en Cuba, estimada en unos pocos miles de fieles, está conformada por rusos residentes en la isla, familias mixtas resultantes de 30 años de alianza con la Unión Soviética, así como cubanos que estudiaron en ese país.

En la isla prevalecen las iglesias católica y evangélicas, pero también se registran muchos seguidores de cultos de origen africano.

La apertura de la Catedral se produce en momentos en que Cuba y Rusia recuperan terreno en sus relaciones, tras más de 10 años de alejamiento tras la desaparición del bloque soviético, con un crecimiento de su comercio, coincidencias políticas a nivel internacional y aumento de su cooperación.

Rusia es el décimo socio comercial de Cuba con un intercambio de 363 millones de dólares en 2007 y fue el primer país en enviar ayuda material -120 toneladas- por los daños de los recientes huracanes Gustav e Ike, que dejaron 5.000 millones de dólares en pérdidas.

En septiembre visitó la isla el viceprimer ministro de Rusia, Igor Sechin. Las relaciones entre Cuba y Rusia “son promisorias” y “atraviesan una etapa de relanzamiento” en las esferas política, económica y comerciales”, dijo el canciller cubano, Felipe Pérez Roque.

You must be logged in to post a comment Login