Daniel Ortega se merece una disculpa

Zoilamérica Narváez, hijastra del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, puso fin a una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) relacionada con la acusación de violación contra su padrastro.

Sin embargo, no se ha escuchado a la ministra Gloria Rubín opinar al respecto

«Pido a esa honorable comisión que archive el expediente, solicitando, asimismo, la confidencialidad sobre mi decisión, a fin de que la publicación de la misma no afecte mis derechos», expresó Narváez en la misiva en la que confirmaba su interés de cerrar el caso.

La carta fue leída públicamente por el procurador general de Nicaragua, Hernán Estrada, poniendo punto final a un culebrón en el que vino a envolverse gente conocida en Paraguay por sus vínculos con las embajada norteamericana de Asunción, su oportunismo y su devoción por el vil metal, como veremos abajo.

Zoilamérica es socióloga, tiene 41 años, tres hijos, dos matrimonios a sus espaldas y preside la Fundación Sobrevivientes, dedicada a apoyar a las víctimas de la violencia sexual. Indicios suficientes para otorgarle criterio y una preparación adecuada para luchar por sus interés.

Sea cual fuere el motivo que llevó a Zoilamérica a tomar su decisión, acabó con un fangoso culebrón que había tenido como consecuencia una campaña de opinión adversa continental, coordinada por grupos vinculados a la CIA y al Fondo Nacional para la Democracia (NED), que tenía como objetivo destruir la imagen del líder sandinista.

Gloria Rubín y su participación en el culebrón como actriz invitada
Aunque el culebrón del caso Zoilamérica hace tiempo estaba cerrado en Nicaragua, es notorio que de tanto en tanto, cuando se acercan las elecciones, los anti-sandinistas quieren aprovecharse de él para realizar virulentos ataques contra Daniel Ortega.

El Nuevo Diario y diario La Prensa, el 17 de agosto de 2008, publicaron en Managua que ya el ocho de marzo de 2004, Día Internacional de la Mujer, ocurrió un suceso inesperado:

Zoilamérica Narváez anunció a través de Radio Mujer, que se había reencontrado con su madre, Rosario Murillo, después que ella había sido manipulada por los adversarios del FSLN para que denunciara a su padre adoptivo Daniel Ortega.

En esa oportunidad, El Nuevo Diario tituló: “Reencuentro con Zoilamérica”, y el diario La Prensa: “Zoilamérica dispuesta a perdonar”.

Según se publicaba el 9 de marzo de 2004, “Rosario Murillo, esposa del comandante Daniel Ortega, se reconcilió ayer públicamente con su hija Zoilamérica Narváez, después que la última generó un escándalo político, al acusar a Ortega por violación y acoso sexual”.

Según Murillo, su hija fue víctima de los adversarios del FSLN, quienes la manipularon para que denunciara a Ortega, “pero ahora estamos en un proceso de reconciliación”, apuntó.

Diez mil kilómetros al sur
Como si fuera una telenovela caribeña, al parecer la ministra feminista del obispo Católico, vinculada al Fondo Nacional Para la Democracia (NED, USA, Fundación alternativa a la CIA) y al dictador Alfredo Stroessner, se perdió ese capítulo y echó leña al fuego el 15 de agosto de este año, cuando con un grupo de feministas a sueldo de la embajada norteamericna, organizó un protesta contra Daniel Ortega sin dudar calificarlo de depravado a diez mil kilómetros de Nicaragua.

La cuestión devino en un continuado insulto a la Nicaragua sandinista, a la que Fernando Lugo visitó y pidió perdón por el asilo paraguayo a Somoza.

El obispo jubilado visitó pocas semanas atrás a Ortega y compartió con él una tarima en Managua, pero el líder sandinista no pudo retribuir la gentileza porque la ministra Rubín orquestó un gran escándalo a través de la prensa adicta al imperio.

Feminismo subsidiado
Actualmente las “feministas” cuyas convicciones son subsidiadas por los dólares del NED, la USAID, la CIA y otras instituciones filantrópicas de tan feliz memoria en Latinoamérica, se encuentran empeñando sus esfue

You must be logged in to post a comment Login