Richard Garriott, otro millonario que se aventura en el turismo espacial

BAIKONUR, Kazajistán (AFP) – Richard Garriott, un aficionado a los deportes de aventura que hizo fortuna con los videojuegos, se convirtió el 12 de octubre en el primer descendiente de astronauta norteamericano que participa, como turista, en un vuelo espacial habitado.

“Hace décadas que trabajo para eso”, declaró a la AFP el hijo del astronauta norteamericano Owen Garriott, que en 1973 pasó dos meses a bordo de Skylab, la primera estación espacial operacional de la Historia.

“Crecí en la familia de un astronauta y siempre quise parecerme a mi padre”, dijo Richard Garriott, de 47 años.

El domingo, su sueño se hizo realidad a bordo del cohete Soyuz ruso que se elevó del cosmódromo de Baikonur, la base más grande y antigua de lanzamiento de cohetes espaciales del mundo.

Garriott se elevó sobre la estepa a las 13H01 hora de Moscú (07H01 GMT), acompañado por dos astronautas: el ruso Yuri Lonchakov y el norteamericano Michael Fincke.

Después de nueve meses de pruebas y entrenamiento en la Ciudad de las Estrellas, cerca de Moscú, dijo sentirse “muy bien, sereno y preparado”.

Garriott nació en Cambridge, Inglaterra, y se crió en Houston (Estados Unidos). Desde muy joven mostró gran interés en las computadoras. Apodado “lord british” por sus camaradas de clase por su acento, programó numerosos juegos y los distribuyó entre sus compañeros para que los ensayasen.

Más tarde fue vendedor en un comercio de productos informáticos y comercializó su primer juego, Akalabeth, del que vendió varios miles de ejemplares.

A principios de los años 1980 desarrolló los primeros ejemplares de la serie Ultima, destinados a las computadoras Apple. Luego fundó su propia empresa, Origin System, la vendió, creó otra y con el paso de los años se enriqueció hasta convertirse en multimillonario.

Después decidió gastar 30 millones de dólares para participar en su primer viaje espacial con la empresa Space Adventures.

“Yo me había fijado ese objetivo desde hacía 20 ó 30 años y una meta importante en la cual invertir mi fortuna”, afirmó este propietario de una inmensa residencia en Texas.

Sin embargo, tiene la intención de realizar más viajes.

“Ya antes de mi primer vuelo comencé a pensar lo que haría en el siguiente”, dijo, aclarando que se da “no más de diez años” para volver a subir a una nave espacial.

“A los 47 años me considero joven y creo que continuaré creando nuevas empresas que me permitirán continuar mis exploraciones”, añadió.

Durante su vuelo de diez días participará en tres experimentos preparados por la agencia espacial estadounidense NASA: medir los efectos de un vuelo espacial sobre el sistema inmunitario, estudiar las características del sueño de los astronautas y los efectos de la microgravidez sobre el medio ambiente.

Los turistas espaciales que lo precedieron partiendo de Baikonur fueron los norteamericanos Dennis Tito (2001), Greg Olsen (2005) y Charles Simonyi (2007), uno de los pioneros del gigante de la informática Microsoft, el sudafricano Mark Shuttleworth (2002) y la estadounidense de origen iraní Anusheh Ansari (2006).

You must be logged in to post a comment Login