Creatividad: un negocio para apasionados, no para empresarios.Por Diana Domínguez Galván

México, 14 Oct (Notimex).- “La creatividad no se inventa ni se
destruye, tan sólo hay cosas que se transforman”, dice Víctor Pico,
creador de Pico Adworks, empresa en México que más portadas de discos
diseña, incluidas las de David Bowie, Aleks Syntek, Belinda,
Alejandro Fernández.

Hemos diseñado las portadas de “prácticamente todos, salvo a
Cristian y Luis Miguel” dice al recordar que hace 15 años inició su
empresa. El reto más grande, considera, es estar a la vanguardia de
la industria musical.

“EMI solamente me invita a hacer Aleks Syntek y RBD porque son
los que le funcionan y Warner está dispuesto a dar María José, entre
otros, pero lo más valioso es que en tu cartera de clientes mantengas
el de hace 15 años: BMG, quien me contrató hace 15 años para trabajar
lo de Bowie”.

Las oportunidades llegan, y la mía la ofreció Arredondo de Aro.
Me citó para hacer un trabajo de campaña sobre el Sistema de Ahorro
para el Retiro (SAR) para Banamex, así que hice el cómic para
explicar a los clientes del banco de lo que se trataba.

Tuvo tal impacto que posteriormente me llamaron para realizar la
campaña del disco The Outside, de David Bowie, a través de un cómic.

Recuerda que con el cheque recibido por su trabajo de impacto
mundial adquirió sus primeros equipos de cómputo y desde la sala de
su casa, en la colonia Del Valle de esta ciudad, empezó Pico Adworks
que en abril próximo cumplirá 15 años de existencia en el mercado.

El crecimiento, dice, fue rápido. El trabajo con David Bowie
motivó una proyección casi natural y los clientes, principalmente del
medio discográfico, comenzaron a llegar. Sin embargo, reconoce que su
mayor reto es que a 15 años de empezar mantiene a su primer cliente.

La creatividad es una habilidad humana capaz de convertirse en
un buen negocio, aunque para Víctor Pico se trata de un modelo no
apto para empresarios.

Asegura que jamás tuvo que tocar puertas para buscar clientes,
ellos llegaron luego de que su carrera despegara desde el viejo
continente, cuando a los 20 años fue contratado para diseñar la
campaña publicitaria y la portada del álbum The Outside del cantante
británico David Bowie.

Hoy en día su firma es la mayor realizadora de campañas y
portadas en el medio discográfico, con un promedio de dos proyectos
semanales y sólo cinco clientes permanentes.
Sigue
Creatividad: un negocio. dos. permanentes

Expansión, sí. Habla de ello, pero sólo bajo el modelo de
replicar su boutique creativa y no crecer como un corporativo
empresarial, en donde la creatividad estaría en grave riesgo.

El creativo mexicano sueña con alcanzar el reto de abrir un par
de boutiques, una en Miami y otra en Buenos Aires, Argentina, en
donde asegura “me divertiría demasiado”, pues el derroche de
creatividad en esas entidades se ha convertido en una meta.

“Aquí sólo se trata de tener los ojos bien abiertos y mirar
desde arriba, para que no se te vaya ningún detalle. Y con esa
conciencia te puedo decir que los clientes que hoy tenemos son los
productos que amamos”.

Creativo, aunque pésimo financiero

Sin embargo, Víctor reconoce que financieramente ha tomado
“pésimas decisiones” y no repara en advertir que para conservar su
éxito se ha visto en la necesidad de rechazar grandes e importantes
clientes, en donde su talento, está seguro, no podría desarrollarse.

“He tenido que darle las gracias a clientes como Farmacias
Benavides y laboratorios Merck, que pese a representar la posibilidad
de un jugoso ingreso para la empresa, “no es lo mío. Yo no podría
hablar del papiloma humano. Mejor que lo hagan quienes sí lo saben
hacer”.

Esta política empresarial sólo puede emanar de un creativo quien
llega a su oficina particular en Avenida Paseo de las Palmas de esta
ciudad, un espacio diseñado por él mismo y que, afirma, es su mayor
logro.

Víctor Pico recuerda sus inicios, cuando eligió ser arquitecto,
tal vez motivado por su nato don de dibujante que desarrolló desde
los cinco años de edad. Aunque los caminos de la vida poco a poco lo
llevaron a tomar un rumbo inimaginable.

Desde su “boutique creativa” relata que sus inicios en el mundo
del diseño fueron como cartonista en el periódico Uno más Uno, a
principios de los 90, cuando con 17 años y aún siendo estudiante de
preparatoria en la Universidad Latino Americana (ULA) su talento fue
descubierto por uno de sus compañeros, hijo de Luis Gutiérrez,
entonces director general del diario.

Los clientes permanentes de Pico Adworks son Kio Networks,
Interprotección, Levis, Cablevisión y el nuevo partido Convergencia,
pero Víctor sabe que la cartera no se puede ampliar.

Sabe que si lo invade la mentalidad empresarial de crecer en
volumen y cambia su pequeña oficina con nueve creativos a un gran
corporativo de por lo menos 100 empleados, dejará de ser el creativo
más exitoso del momento para llegar a una competencia por ganar
clientes e incrementar sus ganancias.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login