Dejan comicios canadienses fuera de foco nexos con América Latina

Montreal.- Las relaciones con América Latina quedaron el lunes fuera del radar de las elecciones canadienses.

Incluso el libre comercio con México y Estados Unidos brilló por su ausencia en esta campaña electoral, a diferencia de elecciones pasadas.

Comentaristas y analistas que siguieron de cerca esta campaña coinciden en que pasará a la historia como una donde la propaganda simplista y a veces grosera, dominó discusiones y debates.

La ausencia de discusiones sobre política exterior y otros asuntos se explica por las estrategias de propaganda del Partido Conservador (PC) de Stephen Harper, que se concentró en la cuestión del “liderazgo”.

Al acentuar exclusivamente el “liderazgo” y la capacidad del “líder” para elaborar las orientaciones políticas y tomar las decisiones, los conservadores sacaron del debate público la mayor parte de los asuntos litigiosos, económicos, domésticos e internacionales.

La ausencia de discusión englobó incluso a Estados Unidos, un socio estratégico de Canadá.

Las pocas discusiones que tocaron algunos aspectos internacionales estuvieron casi exclusivamente limitadas a la crisis financiera en curso, que fue el evento que dominó las dos últimas semanas de la campaña electoral canadiense.

El nombre del presidente George W. Bush fue mencionado por liberales, socialdemócratas y verdes para equiparar las políticas de Washington con las de Harper en la guerra en Irak y Afganistán o en las posiciones contra el Protocolo de Kyoto.

Harper tuvo mucho cuidado de no elogiar o nombrar a Bush, a quien incluso criticó –sin nombrarlo- cuando dijo que el pánico estaba llevando a que cada día se tomaran en Washington decisiones que implicaban la intervención estatal para frenar la crisis financiera.

La ausencia de debates sobre la liberalización comercial extraña aún más, de parte de los partidos de la oposición, liberales y socialdemócratas.

En particular cuando se prevé a finales de esta semana el inicio en Montreal de la Cumbre Canadá-Unión Europea para examinará un plan de integración comercial y laboral.

Tampoco fue mencionado que poco antes de convocar a elecciones el gobierno conservador firmó un Acuerdo de Libre Comercio (ALC) con Colombia y otro con Perú, que teóricamente deberán ser ratificados por el Parlamento que resulte electo en los próximos comicios.

De igual forma se omitió un debate sobre la relación con México dentro del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN) y de la Alianza para la Seguridad y el Progreso en America del Norte (ASPAN).

La participación militar canadiense en la guerra contra los insurgentes talibanes en Afganistán, un flanco débil de los conservadores, fue neutralizada rápidamente con una promesa de Harper de terminar definitivamente esa misión en 2011.

La publicación del costo de esa guerra, que hasta el 2011 sumará mas de 18 mil millones de dólares, duró unas horas en las declaraciones de los lideres políticos.

Para algunos observadores la ausencia de debate sobre política exterior es resultado de la política que el gobierno conservador de Stephen Harper aplicó en los últimos dos años y medio, que consistió en actuar sin discusiones o debates previos.

Los ALC con Colombia y Perú fueron firmados sin debates previos, y la Cumbre Canadá-Unión Europea fue un secreto bien guardado hasta comienzos de la campaña electoral.

Si de estas elecciones, como anticipan los sondeos, sale otro gobierno conservador minoritario dirigido por Harper, no habrá cambios en la política exterior, mas allá de los que genere la severa crisis financiera y económica global.

La política exterior de los conservadores hacia América Latina y el Caribe no es diferente de la estadounidense cuando se trata de definir los aliados democráticos -como Colombia- o los países “populistas” y que con “un riesgo” para la democracia, como Venezuela.

La política exterior es para defender intereses económicos e inversiones canadienses, y apoyar -como destacaron funcionarios de Relac

You must be logged in to post a comment Login