Denuncian abusos contra trabajadores hispanos en Chicago

Chicago.- Dos organizaciones laborales proinmigrantes iniciaron el martes una campaña de defensa a los trabajadores hispanos que son víctimas de abusos en empresas de sus propios vecindarios.

A partir de las denuncias que han recibido, Chicago Interfaith Committee on Worker Issues (Comité Interconfesional de Chicago sobre Asuntos Laborales) y Chicago Workers Collaborative (Colaborativo de Trabajadores de Chicago) decidieron organizar una estrategia por empresa y vecindario para exigir el respeto a los derechos laborales.

Por ello, este martes realizaron una “caravana” de trabajadores y familiares en el vecindario mexicano Pilsen, visitando tres empresas con denuncias sobre abusos en el pago de salarios o prestaciones.

“Haremos un mitin frente a cada una de estas compañías que están violando la ley para denunciar cómo los trabajadores han sido sus víctimas”, explicó Martin Unzueta, coordinador de Chicago Workers Collaborative, minutos antes de la visita a las empresas.

Portando pancartas y acompañados de sus familiares, trabajadores del restaurante La Condesa, de la empresa Blue Island Wholesale Produce, y de la constructora Metro Urban Construction, denunciaron los abusos de que son objeto.

Durante la marcha que recorrió los tres sitios de trabajo, los trabajadores hicieron entrega de testimonios y peticiones a los patrones, con el reclamo central de que cesen los abusos.

Entre los testimonios destaca el de un trabajador mexicano de Metro Urban, quien compró materiales, realizó trabajos y entregó recibos a la compañía por un total de dos mil 600 dólares, pero nunca le pagaron ese dinero.

El dueño de la empresa, Tommy Milutinovich, se niega a pagar el dinero o a responder a los llamados de las dos organizaciones a resolver el problema.

A su vez, el restaurante La Condesa no ha pagado por años tiempo extra a sus trabajadores, y en 2006 un grupo de ellos levantó una queja contra la empresa, propiedad de la mexicana Estela Manjarrez.

En junio pasado cinco trabajadores del restaurante ubicado en Pilsen fueron despedidos bajo diferentes pretextos por la dueña, quien sigue sin pagar el salario mínimo a sus empleados.

Martha Sánchez, Reyna Ruiz, Cordelia Reyes, Tomas Jacinto y Javier Jiménez, ex trabajadores de La Condesa, entregaron una carta pidiendo que paren los abusos y que se mejoren las condiciones de trabajo en las instalaciones.

Por su parte, Fernando Velásquez, ex trabajador de Blue Island, reclama el pago prometido por su patrón luego que éste lo lastimó en el trabajo cuando manejaba sin precaución una máquina de carga.

El patrón prometió pagar todas las semanas que llevara la curación del empleado, así como el costo del hospital y las medicinas. Sin embargo, Velázquez solo recibió dos semanas de pago y nada más.

Las dos organizaciones laborales comunitarias están llevando a cabo reuniones de capacitación en Pilsen, vecindario mayoritariamente mexicano, y continúan recibiendo denuncias de abusos de empresas locales, informó Unzueta.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login