Diálogo político en Bolivia sin acuerdos mientras avanza marcha a La Paz

LA PAZ (AFP) – Un diálogo parlamentario entre oficialistas y opositores aún no encontraba acuerdos para allanar la crisis política en Bolivia, mientras una marcha indígena progubernamental avanza hacia La Paz para presionar al Congreso a dar luz verde a un referendo por la nueva Constitución.

“No existe ningún acuerdo en todo el proceso de diálogo, nosotros seguimos, conversando, seguimos exponiendo nuestros puntos de vista”, afirmó el diputado de la agrupación de derecha Podemos, Antonio Franco, quien participa de las conversaciones iniciadas hace una semana.

Delegados del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS, izquierda) y de los opositores Podemos, Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR, derecha) y Unidad Nacional (UN, centroderecha) discuten desde la semana pasada qué cambios introducir a la nueva Constitución y cómo compatibilizar con ella los gobiernos autónomos que 5 departamentos consideran imprescindibles para su desarrollo.

Las conversaciones se abrieron en este escenario, porque es el Congreso bicameral el que debe llamar a referendo para aprobar la nueva Carta Magna, con el oficialismo controlando la Cámara Baja y la oposición el Senado.

Una semana después de abierto el diálogo el clima de optimismo es relativo, con el partido de gobierno mostrando una cierta urgencia de que el referendo se apruebe cuanto antes.

“Hemos avanzado unos cuatro puntos y plantearemos que metodológicamente entremos ya sobre formulaciones redactadas, porque, de lo contrario, los debates se hacen muy largos”, dijo el ministro de Desarrollo Rural, Carlos Romero, delegado a las negociaciones por su partido el MAS.

Podemos, el MNR y UN han mencionado que la nueva ley fundamental que impulsa el oficialismo contiene contradicciones conceptuales, no reconoce de plano los gobiernos autónomos regionales y, de aprobarse, permitirá a Morales postularse a la presidencia por dos gestiones más hasta el 2019.

Mientras los parlamentarios conversan, el presidente boliviano dio el lunes la partida a una marcha de miles de campesinos, indígenas y obreros, sus fieles aliados políticos, desde una comarca andina, a 200 km al sur de La Paz, para llegar hasta el Congreso a más tardar el lunes próximo.

La caminata tiene el objetivo de terminar en las puertas del Parlamento, en la plaza de Armas, para presionar a los opositores a convocar a referendo por la nueva ley fundamental, plebiscito que debería realizarse en febrero de 2009, y que el gobierno da por descontado que ganará.

Ya en el pasado, manifestantes pro gobierno cercaron el Congreso para presionar la aprobación de leyes, bloqueando incluso el ingreso de parlamentarios opositores.

Los votos de los partidos de derecha y centroderecha son claves para armar el quórum reglamentario del Parlamento y para aprobar la ley de convocatoria que -según juristas- necesita dos tercios (105 de 159 escaños). El gobierno, por su parte, considera, que sólo se requiere de mayoría simple.

Los manifestantes del oficialismo no están optimistas sobre un acuerdo interpartidario.

“No tenemos esperanzas, la derecha tiene sus propios intereses”, afirmó el poderoso líder de los campesinos y dirigente del MAS, Isaac Avalos, quien es uno de los que dirige la marcha, aunque manifestó que “si hay acuerdos dejamos de inmediato la movilización”.

La oposición también reveló este martes que el vicepresidente Alvaro García convocó al jueves a sesión pública del Congreso para aprobar la ley de convocatoria de referendo, pese a que aún está en curso la discusión entre oficialistas y opositores.

La ausencia de entendimiento hace temer -según analistas políticos locales- que reflote la violencia que en septiembre dejó 19 muertos y a Bolivia al borde de una guerra civil.

You must be logged in to post a comment Login