EEUU y Fiscalía colombiana avalaron contacto con FARC por rehenes: abogado

BOGOTA (AFP) – La Fiscalía de Colombia, la DEA y el FBI de Estados Unidos avalaron contactos de abogados con las FARC para lograr la entrega de rehenes, entre ellos Ingrid Betancourt y tres estadounidenses, en un plan “muy similar a la operación Jaque” en la que finalmente fueron liberados, aseguró a AFP el martes uno de los juristas.

“Recibimos de dos fuentes información de que los señores de las FARC querían asesoría legal para negociar la entrega de rehenes, y decidimos que no podíamos dar un paso sin el beneplácito de autoridades colombianas y norteamericanas”, dijo el abogado Carlos Arturo Toro.

Toro es uno de los dos abogados que el domingo aseguraron, a los diarios estadounidenses The Miami Herald y El Nuevo Herald, que habrían negociado con los jefes guerrilleros Antonio Aguilar (alias “César”) y Alexander Farfán (alias “Gafas”) la entrega de los rehenes.

Según esa versión, los abogados contactaron a través de intermediarios a los dos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) responsables de custodiar a los 15 cautivos, para que los liberaran a cambio de beneficios judiciales, entre ellos el de obtener asilo en Francia.

Con el ofrecimiento -a través de un emisario- de alias César, Toro dijo haber contactado a un alto funcionario del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía colombiana y a agentes del FBI y de la agencia antidrogas estadounidense, DEA, para pedir autorización.

“El del CTI nos remitió a la Fiscal, a quien pedimos aval. Ella respondió: ‘háganle, tienen todo mi respaldo y puedo coordinar con Ejército o cualquier esfera'”. La funcionaria, añadió Toro, pidió a cambio “algo firmado y pruebas de supervivencia para que se vea la seriedad de lo que están proponiendo”.

“Yo le comenté a un agente de la DEA y a uno del FBI sobre el ofrecimiento de uno de los señores de las FARC. El agente del FBI me dijo: ‘al gobierno norteamericano le interesa sobremanera. Requisito sine qua non: traigannos una prueba de supervivencia para saber que sí estamos hablando con el que es”.

“Entonces, le mostramos a los representantes de la DEA y del FBI el poder. Les preguntamos si podíamos hacerlo o si nos metíamos en líos al hacerlo pues no queríamos tener líos con la justicia estadounidense. Les preguntamos si teníamos su beneplácito y ellos nos dijeron: ‘háganle tranquilos'”, añadió.

Sin embargo, el embajador estadounidense en Bogotá, William Brownfield, negó la versión de los diarios de su país. “En Colombia las autoridades mencionadas en ese artículo, específicamente la DEA o el FBI, trabajan para mí, y ninguna de esas instituciones me ha informado de contacto con abogado alguno”, dijo.

El abogado Toro señaló que la operación Jaque, como se calificó el rescate, tuvo gran similitud con un planteamiento enviado por alias César a través de su emisario.

“Ellos nos traen una idea en bruto: que nos dan unas coordenadas en un claro de la selva, y allí tienen que llegar uno o dos helicópteros a la hora exacta. Las dos personas que están interesadas en hacer la entrega, salen con los secuestrados, se suben a los helicópteros y nos vamos todos”, narró.

El lunes, las fuerzas militares de Colombia ya habían negado, en un comunicado, la versión insistiendo que la operación “fue iniciativa de miembros de las Fuerzas Militares de Colombia” y estuvo bajo “supervisión, control y direccionamiento del alto mando militar y aprobación del Gobierno”.

Las FARC han dicho que la “operación Jaque” -del 2 de julio donde fueron rescatados Betancourt, los estadounidenses Marc Gonsalves, Keith Stansell y Thomas Howes y once policías y soldados colombianos- fue el resultado de una traición por parte de “Gafas” y “César”.

You must be logged in to post a comment Login