Inicia Texas segregación de inmigrantes con licencias de conducir

Dallas.– Texas se convirtió en la primera entidad estadunidense en segregar a los extranjeros en sus licencias de conducir, al emitir un documento diferente para los inmigrantes.

La medida, que ya entró en vigor, sorprendió a políticos y grupos defensores de los inmigrantes, quienes realizan acciones para que sea derogada, pues la licencia sólo podrá ser obtenida o renovada demostrando la estancia legal en el país.

Desde el pasado 1 de octubre, las licencias de conducir para inmigrantes emitidas por el Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas, son diferentes de las regulares, con el fin de que los agentes de policía puedan reconocerlas de inmediato.

Las licencias de los extranjeros contienen de ahora en adelante la leyenda “visitante temporal” y muestran la fecha en que expira la admisión legal del inmigrante para permanecer en Estados Unidos.

Bajo las nuevas reglas, no se otorgarán licencias de manejo a aquellas personas cuyo término de permanencia legal en Estados Unidos expire en menos de seis meses.

El DPS estima que de los 16 millones de personas con licencias de conducir en Texas, al menos dos millones pertenecen a inmigrantes y probablemente muchos de ellos son indocumentados.

La nueva medida fue calificada de “abrupta”, “irritante” y “dudosa” por el Fondo para la Asistencia Legal y la Educación del Mexico-Americano (MALDEF, por sus siglas en inglés), un grupo nacional que promueve los derechos de los inmigrantes e hispanos.

“Ellos (el DPS) podrían incluso no tener autoridad para este cambio”, aseguró Luis Figueroa, representante de MALDEF en San Antonio. “Estamos revisando, pero tenemos serias preocupaciones”, dijo.

Funcionarios del DPS sostuvieron que la nueva medida no es anti inmigrante, sino que sólo pretende colocar salvaguardas en el proceso de obtención de licencias de conducir para reducir el fraude de identidad y el robo.

“Implementamos esta nueva regulación a nivel estatal al inicio de actividades el pasado 1 de octubre”, confirmó, Tela Mange, vocera del DPS en Austin.

Mange dijo que los cambios fueron dados a conocer a través del Texas Register, el diario oficial de la entidad, el pasado 4 de julio, fecha en que fue abierto un periodo de 30 días para comentarios públicos, sin que haya sido recibida ninguna argumentación a favor o en contra.

Luego, la medida fue adoptada por la Comisión de Seguridad Pública, la junta de gobierno del DPS, durante una sesión pública el pasado 25 de agosto.

Los cambios fueron colocados en el sitio de internet del DPS el pasado 1 de octubre, cuando entraron en vigor, pero fuera de eso la dependencia no emitió ningún anuncio público de los mismos.

Finalmente, el gobernador de Texas, Rick Perry, anunció la nueva política el pasado 8 de octubre.

Desde entonces, varios legisladores estatales han mostrado su preocupación y se han sumado a los grupos defensores de los inmigrantes para buscar que se deseche.

La representante estatal demócrata Ruth Jones McClendon, envió una carta este viernes al presidente de la Comisión de Seguridad Publica, Allan Polunsky, para solicitar la revocación de la medida hasta que la legislatura la considere.

La disposición marca una decisión política mayor que no debe ser iniciada como parte de una decisión de una dependencia”, señaló la legisladora.

“Estoy muy segura de que los funcionarios de su dependencia están conscientes de que la legislatura es la que fija las políticas para la entidad a través de legislaciones y que las agencias estatales están para implementarlas”, escribió McClendon.

“Me parece que aquí, tenemos el carruaje, primero que los caballos”, indicó.

Por su parte, el también representante estatal demócrata, Roberto Alonso, dijo estar molesto porque “el DPS se ha asumido ahora como funcionarios de inmigración y expertos en seguridad nacional, al aplicar leyes federales de inmigración sin tener el conocimiento y entrenamiento para ello”.

“No sólo veo esto como una medida de perfil racial, que e

You must be logged in to post a comment Login