Reñida contienda electoral en el sur de Florida

Miami.- La lucha por el sur de Florida está atrayendo la atención nacional, debido a que se está acercando el margen entre los influyentes legisladores federales republicanos de origen cubano y sus rivales demócratas, también de origen hispano.

Electos por primera vez al Congreso de Estados Unidos en 1989, 1992 y 2002, de manera respectiva, los poderosos Ileana Ross Lehtinen, y los hermanos Lincoln y Mario Díaz Balart han sido reelectos hasta ahora con amplios márgenes.

Eso podría cambiar en los comicios del próximo 4 de noviembre pues, de acuerdo con los resultados de las más recientes encuestas, ninguno de los tres cuenta con más del 50 por ciento de la preferencia electoral contra sus rivales demócratas.

Una muestra realizada por la televisora WSCV Telemundo 51, coincidió en general con otros recientes estudios, al concluir que Lincoln Díaz Balart tiene 48 por ciento de preferencia electoral contra 43 por ciento de su contrincante demócrata Raúl Martínez.

El también cubano estadunidense Martínez es un popular ex alcalde del suburbio Hialeah, de mayoría cubana. Lincoln representa el distrito congresional 21, del sur de Florida, donde nueve por ciento de los encuestados permanecen indecisos.

La encuesta determinó que su hermano Mario, quien representa el distrito 25, goza de la preferencia del 43 por ciento de los habitantes de su sector.

Con esa proporción, se enfrenta a 41 por ciento de Joe García, ex director de la influyente Fundación Nacional Cubano-Americana y líder del Partido Demócrata en este condado Miami-Dade. En dicha contienda 16 por ciento sigue indeciso.

Ross Lehtinen, nacida en La Habana y congresista por el distrito 18, tiene una situación más holgada, pues cuenta con la preferencia de 48 por ciento contra 35 de su rival demócrata, la colombiano- estadunidense Annette Tadeo, con 17 por ciento de indecisos.

Para el estudio, que cuenta con un margen de error del cinco por ciento, fueron entrevistados 300 votantes de cada distrito involucrado.

En Estados Unidos es común la reelección de los congresistas federales, y por ello la posibilidad de desbancar a los republicanos ha provocado que García, Martínez y Tadeo reciban gran apoyo del liderazgo nacional demócrata.

A diferencia de anteriores candidatos, los actuales contendientes demócratas cuentan con recursos para financiar anuncios en la radio, prensa y televisión.

La batalla entre el exilio cubano ha generado atención fuera del estado. Martínez y Lincoln, por ejemplo, participaron en un debate transmitido este domingo en el programa Al Punto, de la cadena nacional hispana Univisión.

Los rivales sostuvieron un debate tan encontrado que sólo coincidieron en que los dos tienen “una bonita familia”. Antes, los seis contendientes intervinieron en la semana en un foro ciudadano en Miami.

Las razones de lo reñido de la contienda son varias. Primero, este año los demócratas han inscrito en el padrón estatal de Florida a más nuevos votantes que los republicanos.

La comunidad hispana compone más del 60 por ciento de la población del condado y, aunque entre ella los cubanos siguen siendo mayoría, en los últimos años se han naturalizado estadunidenses personas de otras naciones latinas de Centro, Sudamérica y el Caribe.

Debido a su apoyo a la política de línea dura contra el régimen que gobierna en Cuba desde 1959, los republicanos gozan del apoyo de los cubanos de mayor edad, mientras que los llegados en años recientes apoyan las posturas demócratas más moderadas hacia la isla.

La crisis económica nacional, que ha afectado la campaña del aspirante presidencial republicano John McCain también está impactando la de los congresistas.

Al igual que el senador de Arizona, Ros Lehtinen, los Díaz Balart son considerados aliados incondicionales de George W. Bush, quien sufre los peores índices de popularidad en sus ocho años de gobierno.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login