Barco-hospital de EEUU concluye con éxito misión humanitaria en Dominicana

SANTO DOMINGO (AFP) – Más de 6.000 dominicanos fueron atendidos en estos días en el buque “USS Kearsarge”, perteneciente a la reactivada IV Flota estadounidense y cuya misión humanitaria por el Caribe y Sudamérica también incluye reconstrucción de escuelas e infraestructuras públicas.

“Los servicios son muy buenos, porque ellos te atienden y te dan la medicina. Yo vine en la mañana y luego volví con los muchachos”, dijo a la AFP Yovy Bolquez, madre de familia de 32 años, residente en el barrio popular dominicano de Villa Duarte.

Bolquez acudió al barco sufriendo un fuerte dolor abdominal y salió con unas pastillas prescritas y entregadas gratuitamente por un médico.

Consultas en medicina general, odontología, pediatría y oftalmología además de operaciones de hernia, cataratas o de extracción de quistes son realizadas a bordo de este barco gigante en el que viajan doctores canadienses, cirujanos brasileños y dentistas franceses, entre otros.

Jefrey Lorenzo, de dos años de edad, sufría una urticaria en los dos brazos y recibió también atención médica y una pomada gratis, además de una receta para vitaminas, de parte de uno de los doctores del “USS Kearsarge”.

La misión de este buque forma parte de la campaña “Promesa Continua 2008” y ya incluyó escalas en Colombia, Nicaragua y Haití. El buque zarpará de Dominicana el 16 de octubre en dirección a Trinidad y Tobago y también hará escalas en Panamá y Guyana antes de regresar a finales de año a Estados Unidos.

República Dominicana, país caribeño que tiene a Estados Unidos como principal socio comercial, muestra un sistema de salud con servicios públicos precarios y sus médicos luchan hace más de un año por un aumento salarial de más del 100%.

Según portavoces de la embajada de Estados Unidos en Dominicana, los médicos que viajan en este buque gigante han atendido a una media de 1.200 personas por día desde su llegada al país el pasado 4 de octubre.

Los operativos médicos tienen lugar en tres puntos del país: Santo Domingo la capital, Baní (69 kms al oeste de Santo Domingo) y Sabana Grande de Boyá, un empobrecido municipio 86 kilómetros al norte de la capital.

Los enfermos son trasladados al “USS Kearsarge” en helicópteros militares, que también transportan medicamentos de un punto a otro del país.

A bordo de este barco-hospital viajan 1.500 tripulantes, entre marines, médicos, ingenieros y otros. Alrededor de un 10% del personal militar es de origen latinoamericano.

El martes, la misión entregó al Estado dominicano la escuela pública Socorro Sánchez, en Santo Domingo Este, en cuya remodelación trabajaron 15 soldados durante 12 días.

Los militares construyeron una cocina, repararon y pintaron su biblioteca, cafetería, despensa y el área de almacenamiento, según el jefe de la misión, el capitán Frank Fernández Pons.

Esta es la primera misión de un buque de la IV Flota, creada en 1943 y disuelta en 1950, y que volvió a operar el 12 de julio.

Varios gobernantes latinoamericanos, como el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva o el venezolano Hugo Chávez, criticaron la reactivación de este dispositivo, temiendo que tenga fines militares estratégicos y no sólo humanitarios.

En Santo Domingo la presencia del barco no ha recibido ninguna manifestación de rechazo de parte de organizaciones izquierdistas.

You must be logged in to post a comment Login