Contabiliza la FAO 51 millones de latinoamericanos subnutridos

Santiago.- El represente para Latinoamérica y el Caribe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, informó que la cifra de subnutridos en la región es de 51 millones.

Graziano indicó que esta cifra representa un retroceso en los avances logrados entre 1990 y 2005, y recordó que en esos últimos tres lustros la población subnutrida en la región había caído de 53 a 45 millones de personas.

Señaló que este aumento de subnutridos fue registrado en los últimos dos años como consecuencia del aumento en los precios de los alimentos de la canasta básica de los latinoamericanos y citó el caso del arroz, con un incremento de 40 a 50 por ciento.

El funcionario enfatizó: “el problema no es que no hemos avanzado, sino que no hemos logrado sostener los avances. Perdimos prácticamente 15 años de esfuerzos en sólo dos años de alza de los precios”.

La situación puede empeorar a consecuencia de la crisis financiera internacional, la cual debe conducir a una baja en la actividad en los países desarrollados y, por lo consiguiente, en una reducción en las exportaciones agrícolas de la región.

La FAO señaló que los precios internacionales de las materias primas han comenzado a descender, aunque recordó que las proyecciones de largo plazo indican que los precios para los próximos 10 años se mantendrán entre 10 y 60 por ciento más altos que la década pasada.

Graziano advirtió que pueden esperarse que aquellos países altamente dependientes de las importaciones sean más vulnerables ante las alzas que aquéllos que satisfacen su demanda con producción interna.

Con excepción de Argentina, Paraguay y Uruguay, el resto de los países de la región presenta déficit en la balanza de cereales, lo que es más acentuado en países de América Central y el Caribe, subrayó el funcionario de la FAO.

“La transmisión de la inflación externa, causada por los alimentos y el petróleo, hacia las economías domésticas es el tema que mayor atención ha captado por parte de las autoridades, por sus efectos adversos especialmente sobre la población más vulnerable”, afirmó.

Según la FAO, es necesario articular políticas de emergencia con medidas de mediano y largo plazo enfocadas a asegurar impactos más sostenibles y duraderos, articulación cada vez más presente en las estrategias de los países de la región.

Graziano afirmó que la totalidad de los países de la región ha adoptado medidas para hacer frente y paliar las consecuencias de la crisis alimentaria.

El representante de la FAO indicó que se hacían necesarias políticas de prevención de la crisis de largo alcance como el apoyo crediticio y técnico a la agricultura familiar, tasas arancelarias adecuadas y garantías constitucionales para el combate al hambre.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login