Espera mexicana evitar deportación con ayuda de congresista

Chicago.- La última esperanza de la mexicana Francisca Lino para evitar la deportación el 21 de octubre es la promesa que recibió del congresista Luis Gutiérrez de hablar con las autoridades de Inmigración un día antes.

La mujer, originaria del estado mexicano de Zacatecas, tiene seis hijos, de los cuales dos son residentes legales de Estados Unidos y cuatro son ciudadanos estadunidenses.

Conforme se acerca la fecha límite para su deportación, su angustia crece porque no es una opción para ella y su familia regresar a México.

En entrevista, comentó que su abogada perdió el caso y sólo tiene la esperanza de que “las influencias” de Gutiérrez puedan concederle una prórroga, suficiente para seguir peleando por su estancia legal en Estados Unidos.

Lino está casada con un ciudadano estadunidense de origen mexicano y hace seis meses logró que sus dos hijos de un matrimonio anterior ingresaran como residentes al ser adoptados por su esposo.

Confiada en adquirir la residencia por matrimonio, ella empezó sus trámites a los pocos meses de haberse casado, pero cuando fue a la cita final del trámite la arrestaron porque tenía una deportación anterior.

“Yo les dije que no sabía que había sido deportada, que una vez cuando intenté ingresar a Estados Unidos, en julio de 1999, me hicieron firmar en la frontera y me regresaron, pero que eso no fue una deportación”, expresó.

El Servicio de Inmigración la arrestó y estuvo presa 21 días, mientras sus hijas gemelas, nacidas prematuramente, estaban delicadas en un hospital. El marido de Lino apeló en una corte y ella salió bajo fianza, pero durante más de tres años se mantuvo en supervisión.

“En todo ese tiempo yo iba a firmar cada seis meses y hasta pensé que ya me habían permitido quedarme, pero el 13 de septiembre (pasado) me dijeron que no podía seguir en el país porque había perdido el caso de apelación”, relató.

Francisca Lino tenía tres días para salir de Estados Unidos, pero el juez le concedió más de un mes para que arreglara la situación de sus hijos, fecha que se vence el próximo martes.

La mexicana trabaja en una fábrica de papel para envolver chocolates, donde tiene un permiso temporal debido a que cuida de su suegra que padece cáncer.

Con su salario, Francisca ayuda a pagar la hipoteca de su casa y los estudios de sus hijos. “Si no puedo quedarme, no sé qué voy a hacer; en Zacatecas no tengo dónde vivir, ahí están mis padres pero la casa de mis viejitos es muy pequeña para todos mis hijos”.

Comentó que una persona de Inmigración le recomendó salir de Estados Unidos y esperar seis meses, mientras su esposo tramita el perdón, lo cual podría tardar varios años.

“También me han dicho que el proceso normal para que yo pueda entrar a solicitud de mi marido tarda al menos 10 años íEs mucho tiempo para vivir como una familia dividida!”, enfatizó.

De acuerdo con información proporcionada por el Servicio de Inmigración sobre el caso, existe una orden final de expulsión en el Séptimo Circuito de Apelaciones que no puede ya apelarse.

Pero el congresista puertorriqueño Luis Gutiérrez, quien busca su reelección en las elecciones del 4 de noviembre, prometió hacer todo lo posible para detener la orden de deportación.

El argumento a esgrimir por el legislador será que Lino fue víctima de una modificación técnica de la ley de inmigración que asume como deportación la negativa de permiso para ingresar en 1999.

La acción de Gutiérrez estará respaldada por un mitin que organiza el grupo Pueblo Sin Fronteras en apoyo a la familia Lino el próximo lunes 20 de octubre a las 11:00 horas locales, frente a las oficinas de Inmigración.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login