La bravuconada del operador de la policía política

El protegido del obispo Fernando Lugo, y de los empresarios de medios de comunicación enriquecidos con la dictadura anticomunista en Paraguay, Víctor Baez Mosqueira, amenazó con la cárcel a quienes revelaron su pasado de operador de la policía política de la dictadura de Stroessner.

La amenaza del operador de la dictadura alcanza a los investigadores del Archivo del Terror de Paraguay que descubrieron los inoportunos documentos que lo comprometen, e incluso al miembro de la Comisión de Verdad y Justicia Luis Casabianca.

El fuste de las figuras amenazadas por Mosqueira dan una idea del fuerte posicionamiento que siente haber alcanzado este personaje, protegido del ex animador de los cumpleaños de Stroessner Humberto Rubín y del ex benefactor de la Liga Mundial Anticomunista Aldo Zucolillo.

Baez Mosqueira es un conocido aportante de fondos para la campaña del obispo Fernando Lugo, y dirigente sindical con cargos internacionales.

Ese posicionamiento le permite amenazar con persecución política disfrazada de judicial a quienes lo señalan con documentos, dado que tiene la protección de esta mafia de los medios y la embajada norteamericana, además del gobierno del clérigo.

Los documentos
La montaña de legajos amontonados en un depósito de Lambaré, los Archivos del Terror, develaban el trágico destino de muchos paraguayos y latinoamericanos que habían desaparecido en la oscura vorágine de terror impuesta a los países del Cono Sur por lejanos centros de poder imperial.

La bucólica memoria del cansino paraje sudamericano a orillas del río Paraguay podía ahora replantearse en base a incontestables documentos con firma y sello que radiografiaban décadas de terrorismo de estado.

Desgraciadamente, entre tantos papeles también existían testimonios que delataban a muchos grandes farsantes que se habían inventado a sí mismos fama de luchadores contra la dictadura sin respetar mucho el papel representado.

La especie era tan abundante que hoy en día cuando alguien afirma haber luchado contra la tiranía de Stroessner lo primero que se debe sospechar es si esa persona no sirvió en al régimen como delator, torturador o informante.

Para protegerse de su propio pasado, estos comediantes han estructurado una red de supuestos luchadores y especialistas en los documentos del archivo que se encargan de descalificar documentos inoportunos ante la opinión pública, dejando así virtualmente inutilizado los archivos del Terror.

Uno de los casos más discutidos es el de Víctor Báez Mosqueira, hoy un alto jerarca de la organización sindical ORIT, a quien de un tiempo a esta parte han venido desenmascarando periodistas como el sueco Dick Emanuelsson, Nemesio Barreto y Diego Verón.

Las sospechas empezaron cuando el periodista Dick Emanuelsson encontró en los Archivos del Terror una carta escrita por Grethe Fossli a Víctor Báez Mosqueira. La señora Grethe Fossli, era entonces directora ejecutiva de la Central Obrera Noruega, y había enviado al señor Báez medio millón de coronas noruegas (500.000 NK).

En una entrevista que le hizo Emanuelsson, Víctor Báez Mosqueira admitió haber recibido el dinero y que fue usado para pagar a unos periodistas de una radioemisora que quedaron sin trabajo: “a cada uno se les dio 200 dólares por día para que pudieran aguantar…”

De ser cierta esta afirmación del señor Báez Mosqueira, aquellos periodistas vivían en el desempleo más confortable de América Latina..

Posteriores investigaciones permitieron encontrar en los archivos varios documentos donde se confirmaba la catadura moral del personaje en entredicho.

Entre los documentos inoportunos sobre el héroe sindical se encuentra uno del Viernes 3 de mayo de 1985, el Oficial Inspector Pedro Martínez Nuñez informa al Jefe de la Sección Obrera, Octavio Méndez Paiva, cuanto sigue:

“Comunico a esa Superioridad que el señor VÍCTOR BÁEZ MOSQUEIRA, Secretario General de la Federación de Trabajadores Bancarios del Paraguay (Fetraban), comunicó a esta fuente

You must be logged in to post a comment Login