La bravuconada del operador de la policía política

El protegido del obispo Fernando Lugo, y de los empresarios de medios de comunicación enriquecidos con la dictadura anticomunista en Paraguay, Víctor Baez Mosqueira, amenazó con la cárcel a quienes revelaron su pasado de operador de la policía política de la dictadura de Stroessner.

La amenaza del operador de la dictadura alcanza a los investigadores del Archivo del Terror de Paraguay que descubrieron los inoportunos documentos que lo comprometen, e incluso al miembro de la Comisión de Verdad y Justicia Luis Casabianca.

El fuste de las figuras amenazadas por Mosqueira dan una idea del fuerte posicionamiento que siente haber alcanzado este personaje, protegido del ex animador de los cumpleaños de Stroessner Humberto Rubín y del ex benefactor de la Liga Mundial Anticomunista Aldo Zucolillo.

Baez Mosqueira es un conocido aportante de fondos para la campaña del obispo Fernando Lugo, y dirigente sindical con cargos internacionales.

Ese posicionamiento le permite amenazar con persecución política disfrazada de judicial a quienes lo señalan con documentos, dado que tiene la protección de esta mafia de los medios y la embajada norteamericana, además del gobierno del clérigo.

Los documentos
La montaña de legajos amontonados en un depósito de Lambaré, los Archivos del Terror, develaban el trágico destino de muchos paraguayos y latinoamericanos que habían desaparecido en la oscura vorágine de terror impuesta a los países del Cono Sur por lejanos centros de poder imperial.

La bucólica memoria del cansino paraje sudamericano a orillas del río Paraguay podía ahora replantearse en base a incontestables documentos con firma y sello que radiografiaban décadas de terrorismo de estado.

Desgraciadamente, entre tantos papeles también existían testimonios que delataban a muchos grandes farsantes que se habían inventado a sí mismos fama de luchadores contra la dictadura sin respetar mucho el papel representado.

La especie era tan abundante que hoy en día cuando alguien afirma haber luchado contra la tiranía de Stroessner lo primero que se debe sospechar es si esa persona no sirvió en al régimen como delator, torturador o informante.

Para protegerse de su propio pasado, estos comediantes han estructurado una red de supuestos luchadores y especialistas en los documentos del archivo que se encargan de descalificar documentos inoportunos ante la opinión pública, dejando así virtualmente inutilizado los archivos del Terror.

Uno de los casos más discutidos es el de Víctor Báez Mosqueira, hoy un alto jerarca de la organización sindical ORIT, a quien de un tiempo a esta parte han venido desenmascarando periodistas como el sueco Dick Emanuelsson, Nemesio Barreto y Diego Verón.

Las sospechas empezaron cuando el periodista Dick Emanuelsson encontró en los Archivos del Terror una carta escrita por Grethe Fossli a Víctor Báez Mosqueira. La señora Grethe Fossli, era entonces directora ejecutiva de la Central Obrera Noruega, y había enviado al señor Báez medio millón de coronas noruegas (500.000 NK).

En una entrevista que le hizo Emanuelsson, Víctor Báez Mosqueira admitió haber recibido el dinero y que fue usado para pagar a unos periodistas de una radioemisora que quedaron sin trabajo: “a cada uno se les dio 200 dólares por día para que pudieran aguantar…”

De ser cierta esta afirmación del señor Báez Mosqueira, aquellos periodistas vivían en el desempleo más confortable de América Latina..

Posteriores investigaciones permitieron encontrar en los archivos varios documentos donde se confirmaba la catadura moral del personaje en entredicho.

Entre los documentos inoportunos sobre el héroe sindical se encuentra uno del Viernes 3 de mayo de 1985, el Oficial Inspector Pedro Martínez Nuñez informa al Jefe de la Sección Obrera, Octavio Méndez Paiva, cuanto sigue:

“Comunico a esa Superioridad que el señor VÍCTOR BÁEZ MOSQUEIRA, Secretario General de la Federación de Trabajadores Bancarios del Paraguay (Fetraban), comunicó a esta fuente que el próximo 12 de Mayo viajará por vía aérea a la ciudad de Caracas, Venezuela

También comunicó a esta fuente sobre el acto realizado el 1° de mayo en el Salón de actos de la Iglesia San Cristóbal, en donde fue presentado por el Centro Paraguayo de Teatro, un acto diabólico en protesta por represión del Gobierno a los medios de difusión, en especial por el cierre del Diario “ABC Color”, las dos mujeres que representaron dicho acto fueron TERESA GONZALEZ y MARIA RAQUEL ROJAS DE CARMONA” (Microfilm 00045F2248, Archivo del Terror).

En otro documento de fecha jueves 9 de octubre de 1986, el comisario Victorino Oviedo informa al comisario Alberto Cantero cuanto sigue:

“Comunico a esa Superioridad que el día Martes 7 de Octubre/86, siendo aproximadamente a las 21:00 hs., mantuvimos un diálogo con el señor VÍCTOR BÁEZ MOSQUEIRA, secretario general de la Federación de Trabajadores Bancarios del Paraguay (Fetraban) y Directivo principal del Movimiento Intersindical de Trabajadores (MIT) que nuclea a sindicatos de conocida militancia opositora al Gobierno Nacional, esta entrevista se realizó en el domicilio particular del citado mas arriba, sito en Bruselas N° 1859 de nuestra capital.

Entre otras cosas, señaló que, en su último viaje realizado a la ciudad de Buenos Aires con otros compañeros de la misma línea, estando en el hotel, donde se hallaban hospedado fué visitado por varias personas de distintas ideologías políticas como ser ELIGIO MARTINEZ (Comunista) quien fuera Secretario General de Fetraban en el año 1958 de la línea de OSCAR CREITH.

…Tambien en el Hotel fue visitado por el señor SEBASTIAN QUEREY (Comunista) quien….estuvo en el Paraguay mas o menos por el año 1975, y que tuvo que huir a raiz de una intervención policial, y en esa ocasión le había ayudado un Presidente de Seccional Capitalina. Víctor Báez, trató de sonsacarle quien era dicho Pte. de Seccional, pero Sebastián Querey a pesar de estar muy viejo es muy vivo; asimismo fue a visitarlo la Madre de RUBEN LISBOA.

…Víctor Báez le preguntó si ella seguía activando en el Partido Comunista…También señaló el señor Víctor Báez, que su esposa había sido invitada hace aproximadamente 15 días, para asistir a una reunión del MCP (Movimiento Campesino Paraguayo) en el Ex Seminario Metropolitano y donde ella asistió a dicha reunión, donde el tema utilizado permanentemente era luchas de clases y luchas de clase.

La citada reunión tenía un tinte eminentemente “Bolchevique”, de donde ella se retiró y fue a contarle a su marido, que estas gentes lo que pretendían era otra cosa y no el objetivo de la reunión, asimismo Víctor Báez entendió de las conversaciones captadas …(borroneado) en Buenos Aires, el sector Campesino Paraguayo estaba totalmente infiltrado por comunistas…” (Microfilm 0045F2349-0045F2350).

No hace falta recalcar que este tipo de delación causó estragos en tiempos de la dictadura de Stroessner, apresamientos, torturas, muertes, desapariciones-, aunque también constituyó un próspero negocio, a más de uno le permitió darse la gran vida mientras otros sufrían destierro, torturas y prisión para hoy encontrarse olvidados entre las muchedumbres que deben aplaudir a los verdaderos héroes de la lucha antidictatorial como Báez Mosqueira y otros.

Decía un pensador que nada mejor para pervertir la política que falsificar el pasado, un vicio muy común en el medio paraguayo donde tantos buscan engañar a tantos todo el tiempo.

La capacidad de autocrítica no es precisamente una de las virtudes destellantes en este ambientes plagados de impurezas donde se ha olvidado que precisamente entre el pasado y el presente la filiación es tan estrecha, que al juzgar el pasado nos ocupamos también de nuestro presente. Si así no lo fuera, la memoria no tendría sentido

La dictadura
En 1954 accedió al gobierno con fuerte respaldo norteamericano, mediante un golpe militar, el general Alfredo Stroessner, figura que centraría la vida política del país por varias décadas.

Afiliado al partido colorado, Stroessner prolongó su gobierno claramente dictatorial, encarcelando y desterrando a sus principales opositores, y a través de sucesivas elecciones perfectamente digitadas que le dieron cierta fachada democrática aunque poco creíble. La represión era sufrada por la CIA norteamericana y luego por el FBI.

Stroessner se alineó con el famoso Plan Cóndor de los gobiernos totalitarios de Sudamérica, que produjo miles de víctimas, especialmente entre las décadas del 70 y 80, bajo los dictados de la Doctrina de la Seguridad Nacional promovida por los Estados Unidos.

El golpe militar del 3 de febrero de 1989, encabezado por el general Andrés Rodríguez, consuegro del general Stroessner, cerró una de las más largas y duras dictaduras de América Latina, que se mantuvo durante 35 años.

You must be logged in to post a comment Login