La posibilidad de que un aneurisma se rompa depende de su tamaño y ubicación

ROCHESTER, MN. (ConCienciaNews) – Un vaso sanguíneo dilatado en forma de saco o de globo diminuto en el cerebro se llama aneurisma cerebral, y el riesgo que éste sufra una ruptura depende de su tamaño y ubicación en el cerebro. Esto según un estudio presentado en el Sexto Congreso Mundial sobre Accidentes Vasculares en Viena, Austria.

Si el aneurisma se rompe o si sangra entre el cerebro y las membranas que lo recubren, puede llegar a producir un accidente vascular cerebral o incluso la muerte.

Se calcula que en Estados Unidos por lo menos el 2 por ciento de la población (6 millones de personas) sufren de aneurisma cerebral. Cada año ocurre la ruptura de un aneurisma en por lo menos 25 mil de ellas.

“El estudio realizado brinda información muy útil que nos permitirá guiar mejor a nuestros pacientes con aneurismas intactos o no reventados respecto al riesgo de ruptura durante un período muy largo de seguimiento”, dijo Robert Brown, neurólogo de Mayo Clinic e investigador principal del estudio.

Brown identificó que la ruptura del aneurisma es mayor entre los pacientes que tienen uno en la parte de atrás del cerebro o en la arteria comunicante posterior, que también se encuentra en la parte trasera del cerebro, en comparación con aquellos ubicados en la parte frontal del cerebro.

En el estudio también se identificó que en los pacientes con un aneurisma de más de 13 milímetros de diámetro la probabilidad de una ruptura se duplicaba, frente a aquellos cuyos aneurismas tenían entre 7 y 12 milímetros de diámetro.

“Al comparar el riesgo de ruptura determinado en este estudio con aquel del tratamiento para aneurismas, parece que los riesgos son similares para los aneurismas pequeños de tamaño menor a 10 ó 12 mm.”, dijo Brown. “Aún no queda claro si es necesario tratar estos aneurismas en todos los pacientes, pero las futuras investigaciones lo aclararán”.

Un aneurisma no causa dolor y muchas personas lo pueden tener sin siquiera saberlo. Si bien se desconocen las causas, parece ser que la presión alta o el humo del cigarrillo podrían incrementar la posibilidad de que se desarrolle.

“Muchas personas se dan cuenta que tienen un aneurisma porque les hacen un examen y lo descubren o porque sufrieron un accidente”, dijo Brown. “Pero raramente hay síntomas”.

La investigación fue parte de un Estudio Internacional sobre Aneurismas Intracraneales Intactos de 4,059 pacientes con aneurismas cerebrales no reventados a través de 61 centros médicos en Estados Unidos y Europa. El seguimiento de estos pacientes se realizó durante un promedio de más de nueve años.

“Este ha sido el único estudio que ha seguido a tantas personas y además durante tanto tiempo, por eso es tan importante”, concluyó Brown.

You must be logged in to post a comment Login