No hay que temer libros digitales, dice Paulo Coelho

FRÁNCFORT, Alemania (AFP) – El escritor brasileño Paulo Coelho, autor del éxito de ventas “El Alquimista”, lamentó en la 60 Feria del Libro de Fráncfort (Alemania) que los editores “consideren a internet como un enemigo”, al presentarse los nuevos lectores de libros digitales.

Según los organizadores del principal salón mundial de la industria editorial, que abrió sus puertas el miércoles a los profesionales y recibirá al gran público el próximo fin de semana, la facturación del libro digital superará en 2018 a la del libro de papel.

Paulo Coelho está convencido de las ventajas del libro digital.

“En lugar de ver a los nuevos medios como nuevas oportunidades de mercadeo, los editores consideran a internet como un enemigo”, se lamentó el escritor, asegurando que pone sus libros en línea gratuitamente, pues eso no hace más que aumentar sus ventas.

“Cuanto más se da, más se recibe”, afirmó el autor brasieño, que ya ha vendido unos 100 millones de libros en el mundo.

En los corredores de la Feria, todos quieren manipular el “Kindle” del sitio de venta en línea Amazon, un lector de libros electrónicos que tiene gran éxito en Estados Unidos, su competidor concebido por el japonés Sony, o el asombroso “Readus” de Polymer Vision, cuya pantalla se enrolla como un pergamino.

Todos esperan que el libro electrónico tenga un “efecto Ipod”, un éxito comparable al logrado por el célebre “walkman” de Apple.

“Si los libreros no adoptan la revolución digital, deberán cerrar”, explicó Fran Dubruille, de la Federación Internacional de Libreros.

Allan Adler, que representa a la Asociación Norteamericana de Editores, advierte que existirá un riesgo de piratería cuando los libros sean presentados masivamente en forma digital, recordando el ejemplo de las industrias disquera y cinematográfica.

“¿Qué sucederá si libros enteros son puestos en línea sin autorización”, preguntó.

Sin embargo, numerosos profesionales recuerdan que aunque la revolución digital ha sido anunciada muchas veces, por ahora sólo comenzó realmente en Estados Unidos, y quizás en China.

Uno de los principales problemas es el del idioma, pues la mayor parte de los libros digitales está escrita en inglés.

Otro obstáculo, de naturaleza más técnica, es la diversidad del formato de los libros electrónicos.

Las promesas de los fabricantes dan vértigo: cargar en cualquier lugar y momento, a través de una red inalámbrica, un libro entero, elegido en un catálogo de varios miles de títulos, por ejemplo 185.000 de Amazon en Estados Unidos.

Todo esto se lleva a cabo en un aparato del tamaño de un libro de bolsillo, cuya comodidad de lectura ha mejorado considerablemente desde que se inventó un procedimiento llamado “tinta digital”.

Pero el mayor obstáculo es el precio de estos aparatos. “Los lectores de libros electrónicos son caros”, recuerda Fran Dubruille.

Actualmente, el precio es de unos 300 euros, a los cuales se agrega el costo para cargarlos, que puede ser similar al del papel.

You must be logged in to post a comment Login