Conflictos opacan campaña electoral de las municipales en Nicaragua

MANAGUA (AFP) – El conflicto entre el gobierno sandinista de Nicaragua y las ONGs, así como las crecientes dificultades que enfrenta la población para sobrevivir frente a la crisis económica, han opacado la campaña para las elecciones municipales de noviembre.

Los problemas comenzaron en medio de la campaña electoral cuando la Fiscalía apuntó su daga contra 17 ONGs críticas al gobierno por supuestos ilícitos, usando en algunos casos la fuerza pública, acompañada de intimidaciones de sectores oficialistas contra la prensa independiente.

Mientras las ONGs se defienden de lo que consideran una “represalia” del gobierno, la población, inmersa en su mayoría en la pobreza y el desempleo, lucha para asegurarse los alimentos básicos, que en los primeros nueves meses del año registraron un alza del 8,48%, debido a la escalada inflacionaria.

Esto ha provocado -según una reciente encuesta de la Cid Gallup- poco interés en los nicaragüenses por la desprestigiada política y por ir a votar el próximo 9 de noviembre para elegir a las nuevas autoridades que dirigirán el destino de sus municipios.

Según el estudio, al 40% de la población no le interesa los asuntos políticos y tiene temor a expresarse libremente en público; un 53% dijo que era “algo” probable que votara, pese a que 7 de cada 10 nicaragüenses calificaron la gestión sandinista como regular o muy mala.

A juicio de la oposición, cohesionada en torno a la alianza del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), los temores y el desinterés favorece el abstencionismo que requiere el gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda) para ganar las elecciones con apoyo de su base, estimada en un 35%.

Los sandinistas tienen “el respaldo de una minoría de la población, y si esa minoría disciplinada va y vota en un contexto de alta abstención, Ortega puede ganar una victoria política”, advirtió Edmundo Jarquín, líder del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS-centroizquierda).

Según Jarquín, la estrategia sandinista parece estar alimentada con la poca publicidad que el Consejo Supremo Electoral (CSE) ha dado a las elecciones. Ni siquiera ha inaugurado la campaña con un acto oficial ni ha realizado jornadas cívicas por radio y televisión, como hacía antes, y ha limitado la información en su página Web.

Por eso es importante que la mayoría disconforme con Ortega acuda masivamente a las urnas a “votar contra la dictadura” de Ortega, lo que significa votar contra “los candidatos del FSLN”, exhortó Jarquín, en una entrevista a La Prensa.

El líder del PLC, el ex presidente Arnoldo Alemán, coincide en que el abstencionismo “favorece al Frente Sandinista” y que la prensa ha “caído en la trampa” de enfocarse únicamente en las ONGs, descuidando la poca “transparencia” que rodea los comicios, y la negativa a convocar observadores.

“El motivo electoral, que es lo trascendental que vive en estos momentos el país, lo estamos dejando al margen”, dijo Alemán (1997-02) durante una comparecencia televisiva en la que recalcó que la estrategia del FSLN siempre ha sido “fraccionar” y distraer la atención de sus adversarios.

El verdadero “problema es el sostenimiento de la democracia y la lucha de un proyecto dictatorial que se quiere establecer” en Nicaragua, afirmó Alemán.

El político, quien ha sido cuestionado por pactar con el FSLN varios acuerdos a cambio de que la justicia influenciada por los sandinistas lo dejara cumplir en libertad una condena por corrupción, dijo que en la política se “combate con inteligencia y no con la fuerza”.

Según la Cid Gallup, el 73% de la población dijo que prefería “una democracia sin comida”, mientras que un 20% considera que es mejor vivir “con comida sin democracia.

You must be logged in to post a comment Login