Desnutrición y obesidad problemas de salud pública en Panamá

Por Isaí Angeles.

Panamá.- La obesidad y la desnutrición son un problema de salud pública en Panamá, un país con un 40 por ciento de pobres, fenómeno que es más dramático en áreas indígenas, donde un 98 por ciento vive sin satisfacer necesidades básicas.

Para enfrentar el reto de garantizar la seguridad alimentaria, el gobierno creó desde 2004 la Secretaria del Plan Alimentario y Nutricional (Senapan), dijo a Notimex su titular, Mery Alfaro.

Los datos más recientes señalan que más de un millón de personas (36.8 por ciento de la población) vive bajo la línea de la pobreza, y de estos, el 16.6 por ciento vive en condiciones de pobreza extrema.

Alrededor de 28.8 por ciento de los panameños menores de cinco años sufre de algún grado de desnutrición, detalló Alfaro.

El director nacional de Salud, Cirilo Lawson, indicó por su parte que la obesidad se ha convertido en un problema de salud pública, provocado por los malos hábitos alimenticios en combinación con males orgánicos.

“La desnutrición también es un problema de salud pública, pero la estamos enfrentando de manera multisectorial, con la participación de distintas entidades”, como parte de un programa de asistencia social, mencionó Lawson.

El Día Mundial de la Alimentación fue conmemorado este jueves con una manifestación pacífica por parte de empleados de la Universidad de Panamá, con rechazo al alto costo de la vida (con una inflación interanual de 10 por ciento) y demanda de un aumento salarial.

El gobierno celebrará la fecha mañana viernes con una feria agropecuaria enfocada en los desafíos del cambio climático y la bioenergía, bajo la organización del Ministerio de Educación con la participación de diversas entidades estatales.

Lawson dijo que entre otros programas para reducir la desnutrición, sobre todo entre la población más pobre del país, existen planes de suplementación con micronutrientes y alimentación complementaria.

Alfaro añadió que además existe un programa de transferencia condicionada de recursos para la compra de alimentos y la entrega de un bono -incrementado este año de 35 a 50 dólares mensuales por la inflación- para unas 50 mil familias en pobreza extrema.

“Es un medio que incentiva a los padres a enviar a sus hijos a la escuela (.), de esta forma, se persigue romper el círculo vicioso de pobreza, hambre y desnutrición”, apuntó Alfaro.

El reto del gobierno es incorporar a las 78 mil familias panameñas en extrema pobreza a la Red Oportunidades.

Alfaro señaló que en diciembre de 2007, Panamá adoptó la declaración para el derecho a la alimentación encaminada a erradicar el hambre como uno de los Objetivos del Milenio.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login