Protagonizan Obama y McCain guerra de gestos

El último debate entre los candidatos presidenciales Barack Obama y John McCain fue mas allá de la expresión verbal de posiciones políticas, y el lenguaje corporal se convirtió en un factor importante a lo largo del encuentro.

A pesar de la monotonía y repetición de posturas, el demócrata Obama rió abiertamente en diversas oportunidades, como cuando McCain declaró que la prioridad de su campaña es abordar la crisis económica.

El republicano por su parte, casi en cada intervención de Obama adoptó una sonrisa descalificadora al tiempo que negaba con la cabeza.

El debate pareció mostrar que ya no les importó a los contendientes cuidarse de ser vistos como condescendientes uno con el otro.

El mejor momento para el republicano fue cuando firmemente se distanció del presidente George W. Bush. “Senador Obama, yo no soy el presidente Bush, si usted quería competir contra el presidente Bush debería haber competido hace ocho años”, dijo con oportunidad McCain.

El fin de semana McCain había prometido que patearía “el ya sabes qué” de Obama durante el debate. Sin embargo, cuando se tocó el tema de la “campaña sucia” Obama fue contundente al decirle que cien por ciento de sus anuncios en televisión han sido negativos.

“Es absolutamente cierto, y ahora creo que los estadunidenses están menos interesados en la forma en que lastimamos nuestros sentimientos durante la campaña y más en confrontar los asuntos que les importan profundamente”, dijo el demócrata, dando vuelta de hoja al tema.

El republicano se vio más agresivo y contundente en lo que parece haber sido su mejor presentación, ya que este debate era visto como la última oportunidad para impulsar su campaña en vista de que los más recientes sondeos lo colocan a la saga a tres semanas de la elección.

Barack Obama se mostró nuevamente más tanquilo y con mayor manejo de los temas, mientras John McCain se mostró por momentos nervioso y más dependiente de sus apuntes.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login