Protestas indígenas en Colombia dejan tres muertos y un centenar de heridos

BOGOTA (AFP) – Tres indígenas muertos, entre ellos un niño, y cerca de un centenar de heridos deja una protesta de aborígenes colombianos en varias regiones, denunció en Bogotá la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Dos de las muertes se produjeron en el departamento (provincia) del Cauca (suroeste), durante enfrentamientos con la policía antimotines, que intenta despejar varios puntos de la carretera Panamericana, bloqueada desde el martes por la medida en demanda de tierras prometidas a los indios por el Gobierno.

La muerte del niño ocurrió en el departamento de Risaralda (centro-oeste), también en enfrentamientos con la policía antimotines. Según la ONIC, el menor falleció por asfixia debido a los gases lacrimógenos.

El organismo denunció un centenar de heridos en la represión policial en seis departamentos: 60 en Cauca, otros 25 en el Valle del Cauca y 14 más en Risaralda.

En una conferencia de prensa en Bogotá, el líder indígena Berito Cobaría, de la etnia Uwa, advirtió que mantendrían los bloqueos a la ruta Panamericana hasta que el presidente Álvaro Uribe acceda a reunirse con ellos.

Por su parte, Uribe denunció la infiltración de “terroristas” en las movilizaciones indígenas.

“Se infiltran terroristas, nos masacran a los policías, ejercen toda clase de violencia, y enseguida nos acusan ante la comunidad internacional, porque simplemente nosotros actuamos y evitamos los bloqueos y enfrentamos la violencia”, precisó el mandatario en una declaración pública.

A su vez, el director de la policía, general Oscar Naranjo, aseguró que 19 policías resultaron heridos en las refriegas y que uno de ellos perdió sus manos al manipular un bulto encontrado en uno de los sitios de los enfrentamientos y que resultó contener explosivos.

Los indígenas reclaman que el gobierno cumpla con las devoluciones de sus tierras, pactadas en los últimos 15 años y con el respeto a la autonomía de las comunidades indígenas.

“Todos vamos a la carretera para que nos suiciden si el gobierno no nos atiende”, dijo el anciano líder indígena Cobaría en un precario español.

La viceministra del Interior, María Isabel Nieto, dijo a periodistas radiales que la policía indició el despeje de la carretera: “No vamos a permitir que se tomen medidas de fuerza”, enfatizó.

Según Nieto, las demandas de los indígenas son infundadas, “pues el gobierno ha venido cumpliendo sus compromisos”. No obstante, admitió que no ha sido posible comprar todas las haciendas reclamadas por los indígenas.

Por su parte, Luis Evelis Andrade, presidente de la ONIC, no negó ni admitió que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hubieran infiltrado la protesta en el Cauca, tal como denunció el martes el general Orlando Páez, director de seguridad ciudadana de la Policía.

“No soy la persona indicada para decir que están infiltrados por la guerrilla. Si hay algún infiltrado, desde la ONIC y desde la presidencia de la Organización lo rechazamos. No queremos que se aproveche de nuestra protesta ni la guerrilla, ni el Ejército ni la Policía”, dijo a la AFP.

Las protestas se producen luego de que los indígenas de Colombia iniciaran una ‘minga’ (jornada comunitaria) en reclamo por la invasión de sus territorios y el asesinato de 19 aborígenes este año, al cumplirse el domingo 516 años del descubimiento de América.

Según la ONIC, el más reciente censo en Colombia señaló que existen 1,35 millones de aborígenes de 102 etnias, de los cuales 6.000 corresponden a pueblos en peligro de extinción.

You must be logged in to post a comment Login