Capacidad de Merkel al lograr plan de salvamento por casi 700 mmdd

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 17 Oct (Notimex).- La aprobación del paquete de
salvamento financiero en Alemania, por unos 645 mil millones de
dólares, demostró la capacidad de Angela Merkel para llevar a cabo
una acción de gran relevancia en tiempo récord y con el apoyo de
todos los sectores del país.

El contexto para lograrlo presentaba dificultades porque las
próximas elecciones, que se llevarán a cabo en septiembre de 2009, ya
empezaron a determinar las acciones y decisiones de los partidos
políticos alemanes.

La gravedad de la situación resultó evidente para todos los
sectores del país europeo en las últimas dos semanas, cuando se dio
la repentina quiebra del mayor banco hipotecario de Alemania, el Hypo
Real Estate, y del desplome de la bolsa alemana.

Estos indicadores de que la crisis estaba “tocando” la
estructura del país contribuyeron a que el Bundestag (Parlamento) y
el Bundesrat (Consejo de Representación de los Estados) aprobaran de
emergencia la ley de salvamento, propuesta por la canciller federal.

Merkel había decidido hace dos semanas, durante una cumbre en
París de los jefes de estado y de gobierno de la Unión Monetaria, que
Alemania no se uniría a una acción conjunta europea para tomar
medidas contra la crisis.

El rechazo se debió a los continuos desacuerdos entre los países
miembros de la Unión Europea y a que Alemania es la economía más
grande del bloque, lo que le obliga a ser el mayor contribuyente de
ese gremio.

Sin embargo, en una conferencia realizada la semana pasada, los
17 gobiernos de la Unión Monetaria informaron en conferencia de
prensa su decisión de actuar en conjunto ante la gravedad de la
situación.

Con el anuncio se esperaba evitar que los inversionistas
continuaran sacando su dinero de las bolsas, así como conjurar el
severo peligro de una avalancha de ahorradores a los bancos para
retirar sus depósitos a causa del miedo .

El lunes pasado fue dado a conocer el plan de salvamento en
forma simultánea en Londres, en París y en Berlín. El primer ministro
británico Gordon Brown, el presidente francés Nicolás Sarkozy y la
canciller alemana Angela Merkel dieron con ello el golpe de efecto
deseado.

La reacción en las bolsas fue inmediata y los índices se fueron
hacia arriba.

Eses mismo día, Merkel emitió una declaración ante el Bundestag
para presentar el plan y para alertar al cuerpo legislativo sobre la
gravedad de la situación y la necesidad de realizar un esfuerzo
conjunto más allá de las fronteras partidarias e ideológicas.

Con ello, la canciller dio inicio a una serie de reuniones y
contactos con el propósito de asegurar la aprobación del paquete por
480 mil millones de euros (645 mil millones de dólares), en un tiempo
récord de cinco días.

El proyecto entró al Bundestag el lunes y concluyó este viernes
con su aprobación por votación mayoritaria en el parlamento y por
aprobación unánime de los 16 gobernadores del país, a pesar de que
pertenecen a diferentes signos políticos.

La tarea no era fácil. Merkel encabeza un gobierno de coalición
desde hace tres años que está integrado por su partido, la Unión
Demócrata Cristiana, y por el otro mayor partido del país, el
Socialdemócrata.

La alianza para gobernar entre los dos grandes partidos, que son
rivales tradicionales en la lucha por el poder, significa en el hacer
político cotidiano fricciones y divergencias, ya que ambos pretenden
mostrar independencia ante los electores.

El Partido Socialdemócrata está en una situación complicada,
luego de una crisis que alcanzó su punto culminante con la renuncia
en septiembre pasado de su presidente, Kurt Beck, quien cayó en el
descrédito ante la opinión pública por su falta de consistencia.

Otro factor de la crisis de los socialdemócratas es la continua
pérdida de miembros a partir de que Gerhard Schröder (canciller
federal de Alemania de 1998 a 2005) puso en práctica su Agenda 2010
ara modernizar la economía del país.

La iniciativa de Schröder cosechó claros éxitos en los últimos
tres años ý la economía de Alemania empezó a crecer con gran
vitalidad después de una década de estancamiento.

Pero de manera paralela vulneró la red de protección social, que
posibilitaba a un amplio sector vivir de los recursos del Estado
alemán.

A ello se agrega que una buena parte de quienes han resultado
afectados por las medidas de la Agenda 2010 son los obreros,
trabajadores y gente de la clase media baja y baja, que son sectores
que por tradición votan por el Partido Socialdemócrata.

Sin embargo, Merkel logró la anuencia del Partido
Socialdemócrata al paquete, sin que hubiera incidentes de por medio.
El gobierno de coalición presentó a lo largo de esta semana una
imagen de unidad y capacidad de maniobra.

La forma en que ha actuado hasta el momento el gobierno de
coalición contribuyó a tranquilizar a la población alemana en medio
de la crisis, a evitar fugas de pánico y generar la sensación entre
la ciudadanía de que el país tiene liderazgo y sabe hacia donde va.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login