Critica Iglesia española caso de bebé genéticamente seleccionado

Madrid.- La Conferencia Episcopal Española (CEE) criticó el viernes el caso del bebé Javier, concebido “in vitro” y sometido a selección genética, procedimiento para ayudar a la cura de su hermano de seis años que padece anemia congénita severa.

En un comunicado, la jerarquía eclesiástica criticó que los medios locales se limitaron a informar del nacimiento del bebé, el domingo pasado, y que su hermano Andrés sería curado.

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, sur de España, fue testigo del nacimiento del menor, quien ha sido reportado sano, y con la sangre de su cordón umbilical se va a poder hacer un injerto de médula a su hermano.

La intención de la familia y del cuerpo de médicos es que Andrés empiece a fabricar células sanguíneas sin anemia severa congénita, también conocida como “beta talasemia mayor”.

“Expresada así, la noticia supone un motivo de alegría para todos. Sin embargo, se ha silenciado el hecho dramático de la eliminación de los embriones enfermos y eventualmente de aquellos que, estando sanos, no eran compatibles genéticamente”, expuso la CEE.

“El nacimiento de una persona humana ha venido acompañada de la destrucción de otras, sus propios hermanos, a los que se les ha privado del derecho fundamental a la vida”, aseguró.

La Conferencia añadió que “se ha calificado el hecho como un éxito y un progreso científico. Sin embargo, someter la vida humana a criterios de pura eficacia técnica supone reducir la dignidad de la persona a un mero valor de utilidad”.

Explicó que los embriones descartados, “a los que se les ha privado del derecho a nacer han sido desechados por no ser útiles desde la perspectiva técnica, violando así su dignidad y el respeto absoluto que toda persona merece en sí misma”.

“El hermano que finalmente ha nacido (Javier) ha sido escogido por ser el más útil para una posible curación. Se ha conculcado de esta manera su derecho a ser amado como un fin en sí mismo y a no ser tratado como medio instrumental de utilidad técnica”, insistió.

La CEE reiteró que el “hecho feliz del nacimiento de un bebé sano no puede justificar la instrumentalización a la que ha sido sometido y no basta para presentar como progreso la práctica eugenésica que ha supuesto la destrucción de sus hermanos generados in vitro”.

“Con estas aclaraciones no se juzga la conciencia ni las intenciones de nadie. Se trata de recordar los principios éticos objetivos que tutelan la dignidad de todo ser humano”, puntualizó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login