Demandan indocumentados mexicanos a fábrica de queso en Tennessee

Dallas.- Unos 12 indocumentados mexicanos interpusieron el viernes una demanda contra una fábrica de queso de Tennessee, al señalar que trabajaron sin recibir pago y fueron amenazados con la deportación si se quejaban o dejaban el empleo.

La demanda, interpuesta en una corte federal de Nashville por el Centro Legal para la Pobreza en el Suroeste (SPLC), podría tener amplias implicaciones para los empleadores, ya que de proceder reforzaría que las leyes laborales aplican para todos los trabajadores, sin importar su estatus migratorio.

La demanda sostiene que la firma Durrett Cheese Sales de Manchester, su presidente y varios miembros de la Oficina del Sheriff del condado de Coffee conspiraron para violar los derechos de unos 12 trabajadores, la mayoría indígenas mexicanos de origen mixteco.

De acuerdo con la demanda, Durrett Cheese reclutó a los trabajadores mexicanos para cortar, empaquetar y procesar queso por un salario de entre 6 y 6.75 dólares la hora.

Sin embargo, algunos trabajadores no recibieron pago por más de un mes, a otros se les pagó en forma parcial y a otros más se les dieron cheques sin fondos, pero los demás empleados no inmigrantes recibieron sus pagos completos y a tiempo, de acuerdo con la demanda.

En octubre de 2007, los inmigrantes afectados se negaron a regresar a trabajar luego de un receso, si no recibían su salario. Un supervisor decidió entonces despedirlos, pero los trabajadores se negaron a abandonar la planta de la compañía.

Agentes del Departamento del Sheriff del condado de Coffee llegaron al lugar y arrestaron a los inmigrantes para encarcelarlos acusados del delito de “traspaso criminal por extranjero ilegal”.

El procurador de distrito en el área desechó los cargos en su contra un día después, pero los trabajadores fueron retenidos en la cárcel debido a que el personal de Durrett Cheese, denunció que se trataba de inmigrantes indocumentados.

Los inmigrantes fueron interrogados por agentes de inmigración en Nashville y detenidos por nueve horas hasta que un abogado gestionó su libertad.

“Este caso es un recordatorio vergonzoso de que hay empleadores que creen que el color de la piel de sus trabajadores o el origen de su país determina si se le debe pagar por un día de trabajo o ser tratados con la básica dignidad humana”, dijo Mary Bauer, directora del Proyecto de Justicia al Inmigrante del SPLC.

“Ignorar este abuso lastima a todos los trabajadores. Nos hace cómplices en crear una clase de trabajador desprovisto de todos derechos”, indicó Bauer en un comunicado.

“La empresa utilizó el Departamento del Sheriff del condado de Coffee y el Departamento de Inmigración y Aduanas para tomar represalias contra empleados que ejercen sus derechos legales de un paro laboral pacífico”, agregó.

Los trabajadores permanecen en Estados Unidos al haber solicitado un cambio de estatus migratorio.

De proceder la demanda, los inmigrantes podrían recibir una cantidad no especificada en salarios caídos y por indemnización ante los daños y perjuicios causados.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login