Escuelas católicas buscan fomentar compromisos

MIGUEL VIVANCO
El Pregonero

Este año la reunión bi-anual tuvo como tema central la necesidad de fortalecer las bases que permitan garantizar la excelencia educativa.

El acto fue inaugurado por Monseñor Francisco González, obispo auxiliar de Washington, quien destacó el esfuerzo de los profesores y los invitó a seguir trabajando en favor de la formación integral de los más pequeños.

“Cuando un niño recibe una educación católica todos se benefician. No podemos olvidar que los pequeños son el futuro de nuestra sociedad y es necesario que adquieran conocimientos y experiencias, pero sin ignorar la presencia de Dios”, comentó el obispo.

También dijo que todos los estudiantes tienen derecho a una educación de calidad, sin importar la raza o condición migratoria.

Agregó que los estudiantes inmigrantes necesitan de la comprensión de sus maestros, pues muchos llegan con la ilusión de integrarse a una nueva sociedad y aprender cosas nuevas.

Patricia Weitzel-O’Neill, superintendente de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Washington, dijo que todos los profesores comparte la creencia básica de que la educación es fundamentale para la vida de nuestra iglesia y el futuro de la sociedad.

Indicó que la reunión tenía por objeto fomentar la participación en la construcción de las escuelas católicas. En un pasaje de su discurso recordó el mensaje del Papa Benedicto XVI, quien siempre dice que “cada institución educativa católica es un lugar de encuentro con el Dios vivo.”

Weitzel-O’Neill enfatizó que a ningún niño se le debe negar el derecho a la educación en la fe.

De igual modo, hizo referencia positiva de la reciente carta pastoral publicada por el Arzobispo de Washington, Donald Wuerl, que se titula “La Educación Católica: Mirando hacia el futuro con confianza”. En dicho documento se hace una profunda reflexión sobre la importancia del ministerio educativo, en la necesidad de una evaluación general y se presenta un plan para la educación católica en la arqudiócesis.

También instó a los educadores para apoyar iniciativas como el Programa de Becas de Oportunidades.

“Reconocemos la dignidad de todos los estudiantes que servimos como único y especial regalo de Dios. Nosotros aceptamos la responsabilidad de participar cada uno de los estudiantes y proporcionar esperanza y el acceso a un futuro mejor”, concluyó Weitzel-O’Neill.

El orador principal del evento fue John Antonetti, conocido educador internacional, quien alentó a los profesores para tratar de participar los estudiantes que tienen diferentes estilos de aprendizaje y habilidades.

Los profesores también asistieron a diferentes talleres sobre el fortalecimiento de la identidad católica, la exploración de la diversidad cultural, problemas de la primera infancia, la vida real con las matemáticas de Microsoft Office, y el fomento de la participación de estudiantes en la lectura.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login