Intensas lluvias dejan muertos, desaparecidos y destrucción en Centroamérica

SAN JOSE (AFP) – Las intensas lluvias caídas por quinto día consecutivo en América Central, debido a una depresión tropical, han dejado al menos cuatro muertos, tres desaparecidos, varios pueblos inundados, caminos cortados y miles de personas evacuadas, informaron funcionarios.

Las precipitaciones han dejado hasta ahora dos muertos en Costa Rica, un muerto y dos desaparecidos en Guatemala, un muerto en Honduras, además de varios pueblos aislados por la crecida de ríos, y han forzado a trasladar a unas 15.000 personas a albergues.

Los países de la región decretaron alertas y movilizaron los servicios de emergencia, mientras los pronósticos meteorológicos indican que las lluvias podrían prolongarse al menos por 36 horas en algunos países del istmo.

En Guatemala, las precipitaciones provocaron al menos 1.800 evacuados y el país se mantiene en alerta amarilla, dijeron funcionarios.

Vecinos de una aldea decidieron limpiar un deslave que obstruía una carretera, pero otro alud cayó matando a una persona y dejando a otras dos desaparecidas, indicó un socorrista.

En Honduras, un hombre desapareció tras caer a las aguas de un río y las autoridades ampliaron la alerta amarilla a otros cuatro departamentos, con lo que suman 11 los que están en riesgo, dijo el subjefe de la Comisión Permanente de Contingencias, Luis Maldonado.

Los organismos de socorro tenían bajo vigilancia los caudalosos ríos Ulúa, Chamelecón y Guaymon, que bañan el valle de Sula, el de mayor desarrollo del país, en la región norte.

La vulnerabilidad aumentó en Honduras en octubre de 1998, cuando fue azotada por el huracán Mitch, que dejó 5.657 muertos, 8.058 desaparecidos, 12.000 lesionados, 1,5 millones de damnificados y pérdidas por 5.000 millones de dólares.

En Nicaragua, en tanto, al menos 785 personas fueron evacuadas debido a inundaciones.

El fenómeno climático provocó desbordes de ríos y daños aún no calculados en la débil infraestructura vial del Caribe norte y el Pacífico norte, donde hay ocho comunidades aisladas por las aguas, indicó el jefe de la Defensa Civil, coronel Mario Perezcassar.

La depresión, que entró por el mar Caribe, avanzaba por el noreste del Pacífico nicaragüense, donde en las últimas 24 horas cayeron 220 milímetros de agua, que superaron la marca de 178 milímetros establecida hace diez años por el huracán Mitch, que arrasó la región occidental.

En Costa Rica, las lluvias han dejado dos muertos y 65.000 personas afectadas, de las cuales 12.000 están en albergues, mientras las autoridades mantienen alerta roja en buena parte del país.

Una de las víctimas falleció cuando un árbol aplastó la ambulancia que lo trasladaba a un hospital y la otra perdió la vida al ser arrastrada por la crecida de un río.

La zona más afectada es la provincia de Guanacaste (noroeste), pero la emergencia también afecta la provincia costera de Puntarenas (oeste), y las de San José, Cartago y Alajuela (centro), así como la región agrícola de San Carlos, al norte de Costa Rica.

El fenómeno ha golpeado fuertemente la infraestructura vial, con daños en unos 65 tramos de carreteras en el país.

Las lluvias causaron una avería en el cable de fibra óptica que abastece a las poblaciones del Pacífico con el servicio de banda ancha de internet, el cual se encuentra suspendido.

En El Salvador unas 50 personas abandonaron sus hogares en las laderas de un cerro donde se formó una gran grieta por las lluvias, en las afueras del poblado de Tejutla, 68 km al norte de San Salvador.

“La gente se ha autoevacuado del lugar en prevención de que pueda ocurrir un deslizamiento de tierra en ese cerro, pues la grieta es bastante grande”, dijo a la AFP el gobernador del norteño departamento de Chalatenango, Jesús Serrano.

Las autoridades salvadoreñas mantienen una alerta verde por las lluvias.

You must be logged in to post a comment Login