Afecta la emigración a la música tradicional.

Luis Galindo. Enviado

Puebla, Pue., 18 Oct (Notimex).- A causa de la emigración, la
música tradicional llega a perder su esencia natural, debido a la
llegada de nuevos géneros que los jóvenes aprenden en países como
Estados Unidos, lo que resulta en la perdida de los ritmos
autóctonos, aseguró el antropólogo Alfredo Delgado Calderón.

Entrevistado en la Casa de las Bóvedas, donde se lleva a cabo el
Coloquio Nacional Salvaguardia del Patrimonio Musical en Riesgo, del
17 al 19 de octubre, el investigador del Instituto Nacional de
Antropología e Historia, sede Veracruz, precisó que la migración es
un grave problema en el Sotavento.

“Tenemos un grave problema de migración, pues según los últimos
censos el 30 por ciento de los jóvenes han salido fuera de la región,
y precisamente se van en la edad productiva y como creadores, por lo
que no aprenden lo fundamental y regresan con otras costumbres”.

Comentó que estos jóvenes regresan convertidos en “cholos”, por
lo cual no hay una continuidad en torno a varias tradiciones como el
son jarocho, la medicina tradicional o la gastronomía de la región.

“Entonces muchos de los jóvenes aprenden otros géneros musicales
y hacen mezclan con el son jarocho, pero ya no suena tradicional, al
incluir ritmos como la quebradita, que suena a todo menos a son
jarocho, que no esta mal, porque finalmente la música no es
estática”, dijo.

Señaló que antes de hacer esos experimentos tendrían que
aprender lo básico. No obstante esta situación, el son jarocho está
fuerte, porque hay muchos grupos y músicos de edad avanzada que saben
la tradición, afirmó.

“Lo que sí se está perdiendo es la música ceremonial, que tiene
que ver con los muertos, veladas de los santos o para recolectar la
miel, entonces hay muy pocos exponentes, que de hecho la mayoría son
de edad avanzada”, expresó.

La clave de esto, abundó el investigador, es la autogestión,
pues hay veces en que las comunidades no les interesa rescatar algún
elemento cultural porque la función social que cumplían ya
desapareció.

“Por ejemplo, el carnaval indígena de Soteapan antiguamente
tenía que ver con la transmisión de poderes; quien era presidente
municipal tenía que haber pasado por muchos cargos, en la actualidad
se hacen las elecciones municipales y se accede al poder político a
través de los partidos, antiguamente no era así”, señaló.

Delgado Calderón apuntó que la participación social es
fundamental, porque se debe convencer a los jóvenes para crear
conciencia de lo que significa todo esto en favor de la identidad
indígena y regional.

“Es necesario hacer un diagnóstico de qué es lo que tenemos y
qué es lo que implica socialmente y a partir de ahí desarrollar
proyectos”, concluyó.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login